15 maneras de irritar a un serbio

Pekara Spasa

Todas las naciones tienen su aquel. Un cóctel de orgullo patrio, hábitos ineludibles y códigos bien integrados hacen que el que los cuestione, voluntaria o involuntariamente, se pueda meter en más de un lío. La cuestión a veces es si cada nación es consciente de ello, y, más importante todavía, por salud mental, si sabe reírse de sí misma. Unos se ríen y otros se ofenden. Lo suyo es reírse, pero ya se sabe, que el cachondeo cuando lo hay entre diferentes naciones, mejor que sea con pies de plomo. Tal que válvula de escape, de mis propias meteduras de mata ante las reacciones del serbio de a pie, aquí va una surtido variado de vaciles.

1.- ¡Esta rakija no es casera (domaca)! Ofrecer rakija al invitado es una costumbre imperiosa. Un aguardiente de frutas que oscila entre los 40 grados y mayores latitudes. Cada hogar tiene la suya propia, casera y familiar. Venga, ánimo, tú di que es de fabricación industrial, cuando el orgullo del país es no meterse nada en la boca que no sea biológico y natural. No caerás bien. Cuidadín con lo que es biológico y lo que es industrial.

2.- La carne de cerdo no es buena para la salud. Serbia es la reina de la proteína. Sus retoños sacan el metro-noventa de altura y de envergadura con sus 18 añitos. La carne de cerdo, como la rakija, es algo sagrado. Quejarte de que la carne de cerdo no es sana, no hace que valoren tus hábitos alimenticios. Si a eso le añades que prefieres los cevapi (carne picada a la brasa) de Novi Pazar (donde los hacen sin cerdo porque hay mayoría musulmana), a los de Leskovac (que tienen cerdo), te puedes echar más risas. Ser vegano es de mal gusto.

jugoslovensat aerotransport

Aerolíneas yugoslavas (1980), Bert Knott

3.- Pues en Yugoslavia no se vivía tan bien. Hay poca o ninguna yugonostalgia. Pero sí se recuerda sin cesar lo bien que vivían entonces: educación, trabajo, sanidad e invierno en Kopaonik esquiando como lo hace la realeza, y, por supuesto, un pasaporte rojo con el que viajaban por todo el mundo. Se puede uno imaginar la “cantinela” insufrible que tuvieron que soportar de sus mayores los que nacieron después. Si a eso añades, intentando hacerte el extranjero simpático: «Pues en Serbia no se vive tan mal», la cosa se complica. En ningún lugar se vive peor que en Serbia. Repito, en ningún lado. Ni siquiera en el desierto de Gobi.

4.- No he estado en Serbia, pero quiero ir a la costa croata. Que ya sabemos que todos los españoles quieren ir o han estado en Dubrovnik (Croacia). Felicidades. Pero Serbia no es Croacia, como Cuenca no es Cannes.

Goran Bregovic

Goran Bregovic (Veni Markosvski)

5.- ¡Goran Bregovic y Emir Kusturica son los mejores! Pese a ser figuras internacionales de la cultura local, ya se sabe, nadie es profeta en su tierra. Que si esa canción no la compuso él, que si el otro recurre a los mismos tópicos, que si uno ha traicionado sus orígenes, que si el otro es un arrogante, que si me ha dicho un amigo que trabajó con él que dijo tal cosa, que si la última canción o película no vale nada, que ya no son amigos porque…

6.- No sabes idiomas. En serbio se dice: «tantas lenguas hablas, tanto vales». El dominio de toda una generación del inglés, el español o el italiano, cuando las condiciones para aprenderlo no eran las mejores, tiene mucho mérito —y no solo en Belgrado—. Que se apunte nuestro ministerio de la piel de toro a dejar de doblar series y películas, y verán como nuestros mozalbetes patrios hablan algo de inglés. Luego cuando los serbios vuelven de su primer viaje a España se produce la siguiente conversación: «¿Qué tal en España? – Bien, pero es que nadie habla inglés». ¡Anda!, que no hemos viajado los españoles por todo el mundo sin enterarnos de nada.

7.- ¿Pero de dónde eres? ¿Dónde está? ¿Cómo es?  Es difícil que alguien te diga en Serbia de dónde es, a no ser que sea de Novi Sad, Belgrado o Nis, y no siempre. Hay que rascar para saber de dónde es cada cual. Nadie promociona su pueblo. Todo el mundo es de «un lugar cerca de Belgrado», «Novi Sad» o «Nis». Insistir en saber todo sobre ese lugar pone nervioso al personal. Curioso, cuando hoy en día no hay nada más trendy que ser un hipster con huerto y pueblo.

8.- La panadería (pekara) de mi barrio es mejor que la tuya. Todo dominguero desayunador se hincha como un palomo con la panadería de su barrio. La calidad varía, pero no va por barrios. Por supuesto, mi panadería, Nasa pekara, es la mejor. ¿Apostamos algo?

9.- ¿A qué te dedicas? Muchos trabajan «en aquello» y «en lo otro», sin  que tenga que ser necesariamente algo ilegal. Cuestión de vergüenza, orgulloso o quién sabe qué. Si nos apetece irritar al interlocutor, nada mejor que querer saber al detalle y con precisión a qué se dedica. Igualmente nosotros podemos decir que somos consultores, asesores y diseñadores de proyectos, y ellos querrán saber por cualquier medio qué es eso. Entonces diremos: «Nada, trabajo en aquello y en lo otro».

10.- Invito yo. Los serbios son muy hospitalarios con los extranjeros. Tienen que pagar ellos, aunque algunos se fulminen medio sueldo en la empresa. «Que no, que no, que pago yo, que cuando vaya España tú invitas». Luego se frustran, claro, cuando van de tapas por Toledo o Lloret de Mar y nadie invita a nada.

11.- El serbio no es tan difícil. A los serbios les encanta decirte que el serbio es muy difícil y el alfabeto cirílico es indescifrable. Disfrutan como si fueran niños con zapatos nuevos destacando que su alfabeto es perfecto porque hay un sonido para cada letra. Les apasionan los alucinantes mundos de la fonética. Así se echan unas risas con nuestro espanglis. De hecho los españoles somos capaces de cambiar el apellido a padre e hijo (Quirk Duglas y Maikel Daglas). Si te apetece desencantarles diles que el húngaro es mucho más difícil y que el cirílico no es gran cosa aprenderlo. Algo no les cuadrará.

12.- Tú no eres un verdadero serbio (Nisi pravi Srbin). No todos los apellidos serbios acaban en –ic (-ich), o en –ik, como dicen en los telediarios de Antena 3. Conocer a alguien que no se apellida Nikolic y preguntarle si es que no es serbio no será la mejor manera de empezar a tratarse. Importa lo que es serbio y lo que no es serbio. Esta palabra es serbia, esta comida no es serbia, este escritor es serbio, ese empresario no es serbio…. Será el mejor vacile si dices ser serbio y no lo eres. Suplicarán saber de dónde eres.

brass

Guca Festival (Curious Expeditions)

13.- Me encanta la música serbia, especialmente Saban Bajramovic. La música serbia no es necesariamente la música de la República de Serbia. El mapa de variedades musicales es muy amplio. Ahora bien, Saban Bajramovic, aunque nacido en Nis, es un cantante romaní (ya fallecido). Es decir, no es serbio. De alguna manera, es como si en España renunciáramos a Camarón (allá ellos). Si luego les recuerdas que el mejor festival de música serbia está protagonizado por gitanos (Festival de Guca), y que los mejores, además, son de Vranje (en el sur de Serbia), a más de uno le escocerá.

14.- No me gusta el fútbol. Lo suyo si quieres chafar el primer encuentro con un serbio, es decir que no te gusta el fútbol, que no entiendes qué interés tiene que diez personas intenten meter el balón en una canasta, o nadar en una piscina detrás de una pelota. Como dicen los de la FIFA: ¡Respect! Que no se extrañe nadie que se sepan alineaciones de los años 70 de cualquier equipo de lo que sea. La cultura balompédica local es más propia de feligreses que de aficionados.

15.- No decir la número 15 cuando lo prometiste. Decir solo catorce, y no querer decir la 15, les hará entrar en un mundo de conspiraciones y cabos sueltos por atar al nivel de los mejores suspenses. «¿Por qué no me quieres decir la número 15?», «¿Seguro que a otros se la has dicho y a mí no?». Deja que cada uno se monte su película.

Hay más formas de provocar a un serbio. Se me ocurre desvalorar los méritos de su gran figura deportiva, el tenista Novak Djokovic, decirle a un belgradense que Serbia no es solo Belgrado y que deje de hacerse el guay, o criticar al personal por ir en chándal a todas partes ¿Pero a qué nacional le gusta que le denigren a sus héroes, a qué capitalino le gusta que le bajen los humos, o que le digan a uno cómo debe vestirse, todo dicho por un extranjero? En general, la reacción típica de cualquiera es decir que en otros países pasa lo mismo, aunque no tenga que ser obligatoriamente así. No hay nada mejor que vivir en el extranjero para darse cuenta no solo de cómo somos nosotros mismos, sino también, y más importante todavía, de todo lo que tenemos en común sin que eso signifique ser iguales. Ya es cuestión de cada uno decidir lo que es importante y lo que no lo es para vivir en el país de la mejor manera. Entre los serbios es posible hacerlo. En mi caso: que nadie me toque la pekara de mi barrio los domingos por la mañana. Es la mejor de Belgrado.

Texto basado en una idea original de Pavle. 
A él se lo dedico.
Imagen de portada: Pekara Spasa (Krumb77, Wikimedia)

Comparte

Acerca de Miguel Rodríguez Andreu

Editor de Balkania y autor de Anatomía serbia. Twitter: @miguelroan1

27 comentarios para “15 maneras de irritar a un serbio

  1. k98k

    Verídico, verídico, aunque es peor decirles que las pistolas de CZ (checas) son mejores que las Zastava (serbias, claro) Aunque siempre me acuerdo de un cartel del Ayto de Novi Sad diciendo que hombre, que por favor, que podemos celebrar Año nuevo sin pegar tiros al aire, eh.

    Responder
  2. Sasha

    Todo muy acertado! 2, 5, 14 y tal vez alguno mas valen tmb para españa… Cambias la carne del cerdo por la paella, Bregovic por Almodovar i de futbol, vamos …. Por cierto, he leido tu libro, he soltado alguna lagrima nostalgica :)

    Responder
    • Miguel Rodríguez Andreu Autor del artículo

      Gracias Jose… intento no irritarles en cualquier caso… soy un hombre de paz :-)

      Vuelve pronto a Belgrado

      Responder
  3. Pingback: 15 maneras de irritar a un serbio

  4. Antonio

    Me ha encantado! jaja Creo que habría que añadir algo también sobre uso de la palabra inat: cuando Djokovic perdió el tercer Roland Garros contra Nadal, le dije a un amigo “To je inat” y creo que no le gustó nada que jugara con esa palabra!
    A otro le escribí un mail cuando volví a Madrid para decirle que había utilizado un poco de su Rakja casero para cocinar una carne guisada y que había salido riquísima (lo recomiendo!) y nunca me respondió!

    Muy bueno Miguel

    Responder
    • Miguel Rodríguez Andreu

      Me alegro Antonio. Creo que el INAT merece su lista a parte. Da un poco de vértigo el asutno :-) :-) :-) Por lo de la Rakija sé quién eres, aunque no hubieses puesto el nombre ja, ja, ja. Seguí tu receta y está rico, rico.

      Responder
  5. vanessa

    Hola. Acabo de encontrarte me parecio muy bueno este post. Mi novio es serbio y yo venezolana (un poco raro lo se) nos.mudaremos pronto a serbia, y quisiera que me dieras algunas recomendaciones, estoy un poco asustada y animada a la vez

    Responder
    • Miguel Rodríguez Andreu Autor del artículo

      No tengo mucha recomendación que hacerte: aprender lo que puedas de serbio (números, saludos, vocabulario útil), leer algo sobre la historia reciente y las costumbres del país, ver alguna película para familiarizarte con la cultura. Siendo extranjera, informarte sobre la legislación. Informarte sobre los precios de las cosas. Y luego ya depende de tus necesidades y hábitos. Serbia es un país seguro, cómodo, muchas cafeterías, ambiente en la calle (sobre todo en primavera), la gente es educada por lo general y le gustan los extranjeros (más si son latinoamericanos), en Belgrado se habla inglés, se come bien (tal vez demasiada carne). Frío en invierno y muy caluroso en verano. Echarás muchas cosas de menos, pero a cambio descubrirás otras nuevas que tal vez te gusten más. Ahí depende de tu capacidad de adaptación y de tus ganas de integrarte. En cualquier caso, la comunidad latina es amplia.

      Responder
  6. Vladimir

    Well Ok. I’m Serbian proud tralalla all..but one thing. Ok you got several things that can make a debate and big debate..but some things are just pfff.. Druže, Šaban Bajramović he is Serbia – Gitano. It’s ok to say that Goran Bregović is Serbian but ended he isn’t… he is Bosnian. People in old Yugoslavia lived super good.. you could travel all the world with no Visa or any special thing..just Red passport and all doors are open. In Old Yugoslavia you could take Serbian currency Dinar and pay in Bulgaria, Romania, Italy… All countries from Middle East. And you now why coz we were super strong..Yugoslavia was Big Country.. And Yes! You got the things Rakija, Pork, Ćevapi, Pekara, Djoković, Football so and so.. We Serbs are like that. It’s not a mystery. Just what we Don’t like is to put Us in stereotypes… All Spanish eat paella, drink vino and go to bull fights..No! It’s not.. its the same with all countries and all people.. Serbs also. We are normal European country. Yes we have our differences but same like all others.. The article is good I’m not saying it’s Bad.. just some things maybe you understand little bit different. Hope I will see you here or in Spain. And we can make a new article What Rakija is better plum or grapes… Stay good.

    Responder
    • Miguel Rodríguez Andreu Autor del artículo

      I do agree with you. It is full of stereotypes and you are right: nobody likes to be encapsulated in stereotypes. In fact I have Serbian friends who do not identify themselves with these notes, but I am not far away from the reality or from what Serbian society, somehow, export abroad or to the visitors. I live in Serbia enough time, but nobody needs more than few weeks for notice all of these aspects. How often locals offer rakija when you visit theirs houses? Almost always. You don´t behave with foreigners in the same way you behave with your own countrymen. This is normal in Spain and Serbia. But this is not the point, the point is that, unfortunately, there are not many Spaniards that got familiar with Serbian culture (isolation, prejudices, cultural barrier, historical affairs, geography), even, if they know something, many times are bad cliches although all of this is changing gradually. Nevetheless, many Serbs have visited Barcelona, Madrid or Andalucia, or watched moves, or learnt Spanish language…. I might talk about other issues, and I already did (you have some post in this or in other websites), but my aim was to point out local features that are not controversial o could be taken as odd in a relation that is not compensated and which should be different. Beside that, I was expecting more criticism because it was published in Serbian media, and I have to say that the reaction was quite positive. You can check it in Internet if you are interested in. Is just a text to have fun, but is not succesful with everybody. I am aware of that. I explained my goal in the introduction; from which perspective I was writing about. This is the risk when you generalize. Hope to see you too. Thanks for your comment. Best.

      Responder
  7. Roxana

    Hola¡¡¡Me pareció muy interesante este artículo; pues en vísperas de andar de noviazgo con un serbio es bueno saberlo, yo soy de México (algo extraño) pero veo que a él le gusta la gente latina.¿Alguna recomendación extra?Gracias y saludos.

    Responder
  8. Marina

    muy buen artículo!! puedo aportar algunas más:

    - decir “pasame el queso” refiriéndome al kaymak –> “no es queso bree, es kaymak”

    - que la carne argentina es mejor que la que hay en Serbia (soy argentina), genera la repregunta qué tipo de carne, y mi respuesta “todas” trae como consecuencia enojo automático.

    - que el turbo folk -o cualquier otro tipo de música tradicional serbia- suena a música gitana (enojo garantizado!)

    - que al final, el café serbio es bueno porque lo importan de Colombia (preveer reacciones agresivas).

    - que cómo pueden comer comida caliente, tal como si fuera cena o almuerzo, pero en el desayuno!

    - que mi cerveza preferida es la Nikscicko porque es de Montenegro.

    - que el mejor lugar para vivir es un país que tenga playa (juajua, esta es simplemente malintencionada).

    - que los serbios no estudian / no saben hablar idiomas extranjeros (es mentira, pero la irritación es inmediata).

    - y por último, decir que el territorio de mi país podría incluir a Serbia unas 30 veces, o abarcar a toda Europa del Este… bueno simplemente con eso ya le caí mal a todos los Balcanes.

    Y podría seguir.. pero créanme, que si después de esto igual te reciben con los brazos abiertos, rakija y gibanica, es porque son una gente muy especial…

    Ziveliii

    Responder
    • Miguel Rodríguez Andreu Autor del artículo

      Muy bueno Marina, y muy ciertos los comentarios. Se nota que los tienes captados :-) Muy simpática además la perspectiva argentina. Me ha hecho gracia. Saludos

      Responder
  9. kelly

    Justo hablando de serbios q se enojan y aparece Vladimir con su super comentario en el q se nota q esta irritado jajaja y dice q no estereotipen :D
    yo vivi en Serbia casi 2 anhos y todo lo q dice este articulo es cierto y lo complemento el comentario de la chica d Argentina y faltan muchas mas, es tan facil irritar a un serbio promedio, nada mas hazles ver q alguna de sus costumbres serian cobsideradas de mala educacion en otros paises

    Responder
    • Miguel Rodriguez Andreu

      Al final se trata de reírse de uno mismo, o con el resto. Las sensibilidades dependen de cada uno. Yo intenté ser bueno, aunque maldad no le falta al texto :-)

      Responder
  10. aleksandra

    Madre mía que risa…
    El artículo es bueno, claro que sí, pero mi duda es…: esto son consejos? consejos sobre qué hacer? o qué no hacer?? jajajja.
    Soy serbia y sinceramente me siento orgullosa de esos defectos que tenemos. Somos así… y ya está. Ahora bien, hay cosillas que me parecen buenas y otras malas, a pesar de que me enorgullezco de todo.
    Buenas: si hay que pagar se paga, y punto. Los españoles sois unos ratillas ehhh. Pero no sé qué es peor, si escaquearse cuando traen la cuenta…o dejarte medio sueldo por puro orgullo.
    Esa es la gran diferencia, aquí en España es como si todo diera igual:…baaahhh no pasa naaa…nadie tiene vergüenza de nada…todo es normal…
    El HONOR, ORGULLO, RESPETO, VERGÜENZA…aquí está pasado de moda. Allí aún no. Pero creo que gracias a eso, los chavales son más ‘avispaos’, o por lo menos lo eran, a los quinceañeros de ahora no los conozco. Saben comportarse, saben decir BUENOS DÍAS cuando entran a tu casa y presentarte respetos.
    En fin…hay muchas diferencias…es normal. Y por supuesto los serbios tienen defectos como todos. Uno de ellos es que son falsosssss jejeje pero quién no lo ha sido alguna vez?…

    Saludos.

    Responder
    • Miguel Rodriguez Andreu

      Muy interesantes las reflexiones que haces :-) . No sabría decírte, depende de lo que una sociedad y una persona necesite a cada momento. Yo estoy por el respeto, luego ya según la persona puedes relajarte más o menos. En Serbia se convive muy bien. Muchos valores se han afirmado en los últimos años, pero también parece que la gente ha necesitado hacerlo así, mientras que no ha sido así en España. Es una especie de reorganización social, para superar el desorden económico y político de una época. Pero vamos, todo se entiende en su contexto :-)

      Responder

Responder a Vladimir Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>