Albania sin topicazos

albania postal

El país más pobre de Europa. Etiopía en Europa, El patio trasero de Europa. Un país todavía secreto. Albania, la desconocida. Albania: hermosa, pequeña, diferente. A new mediterranean love! A través de estos eslóganes podríamos ilustrar cómo ha ido transformándose en las últimas décadas la imagen de Albania. Los primeros son titulares de noticias publicadas en periódicos españoles hace unos cuantos años; los otros son las frases que ilustran los folletos elaborados por el Ministerio de turismo albanés más recientes.

Los tópicos albaneses, tradicionalmente negativos -mafia, aislamiento, pobreza…-, están siendo sustituidos lentamente por otros de mejor tono: hospitalidad, autenticidad… Ya se ha convertido casi en un cliché eso de que la Lonely Planet de hace un par de años incluyó Albania entre los destinos más guais.

kukes

Montañas cerca de Kukes. The Hunter of Light

Pero casi todos los artículos que hay sobre viajes por Albania en la red están escritos a base de tópicos, repitiendo Información de cuarta mano, sin actualizar ni contrastar. Estas fueron algunas de las conclusiones a las que llegaron mis estudiantes del Máster de Comunicación de la Universidad de Tirana el año pasado, tras pasarse el curso localizando en internet y analizando un buen número de artículos en castellano que hablasen de Albania desde una perspectiva turística. La única guía escrita en español que yo conozco la hicieron unos que estuvieron una semana de viaje por el país, ¡una semana! Así que, después de recorrer el país de arriba a abajo y de punta a punta y con la legitimidad que me da haber vivido allí unos cuantos años, ahí van mis consejos para quien decida visitar Albania sin prejuicios:

¿Qué ofrece Albania?

Paisajes estupendos, paisanaje curioso, aventuras para contar a la vuelta y presupuestos para todos los bolsillos.

Los que teman por su seguridad que estén tranquilos. Por lo general, en taxis, comercios, bares o restaurantes ni te timan, ni lo intentan. La picaresca del estafador de guiris todavía no ha afectado a sus habitantes, así que fuera temores. Los albaneses son majetes y siempre intentan ayudar. Eso sí, son muy mirones y poco disimulados. Supongo que es lo que tiene no ver turistas a menudo. A veces es divertido y a veces molesto. Pero eso ya depende de uno y de los otros.

Para moverse, y más si uno tiene presupuesto limitado, lo ideal son las furgonetas. Llegan a todas partes y paran en cualquier carretera perdida con sólo levantar la mano al ver una pasar. Eso sí, a veces la información sobre horarios o lugares donde cogerlas es difícil de encontrar sin preguntar. Pero hemos dicho ya que los albaneses siempre intentan ayudar, ¿no? Los autobuses de línea van un poco más despacio y tienen costumbres menos “flexibles”. Nada de tren si la idea es llegar a algún lugar determinado: es ultra lento y me temo que, además de los pocos servicios que había, está siendo desmantelado, como la pequeña estación de tren de Tirana, recientemente arrasada por el progreso y las constructoras de nuevos barrios. También se puede alquilar un coche, pero ojo, los albaneses conducen como locos. No olvidemos que hasta los años 90 muy poca gente tenía carnet de conducir o coche.

tirana

Tirana. Isabel Leal

Eso sí, el país es pequeño pero recorrer 200 km puede convertirse en un viaje infernal de 6 horas. Las distancias no deben, pues, contarse en kilómetros, aunque las carreteras van mejorando poco a poco. Cuando llegué al país había sólo una autovía, que unía Tirana con el aeropuerto y ahora se puede llegar a Pristina sin salir, casi, de ella.

¿Dónde comer?

Julio 2013, playa de Livadh: ración de calamares deliciosa, ensalada para dos (en realidad para una familia numerosa), queso, ración de patatas fritas y dos cervezas Korça de medio litro por, al cambio, 10 euros. Y si le caes simpático al dueño, igual hasta te invita al postre (a nosotros nos trajo dos flanes caseros). Zamparse un pescado fresquísmo, a la brasa, en la orilla del mar, hoy en día no tiene precio.

Los platos albaneses de la mayoría de los menús son poco elaborados pero ricos: ensaladas, carnes y pescados a la brasa… Y también le dan estupendamente a la cocina italiana (pasta, pizza, risotto). Se come bien en todas partes, desde el chiringuito más modesto hasta el local más puesto, y por cuatro perras. Carlos, un veinteañero con el que nos cruzamos una vez, que atravesaba el país camino de Grecia, nos dijo, sonriendo: este ha sido el primer viaje en mi vida el que he comido todos los días “de mantel”.

Los clásicos que no pueden faltar, estrellas de la gastronomía balcánica: burek (empanadas de hojaldre con rellenos salados varios) y qofte (lo que en otros lares llaman cevap, mititei, kefta, kofte…, es decir, carne picada aliñada y a la brasa), regados con birra local, Korça o Tirana, y un chupito de raki.

¿Dónde ir?

Tirana, la capital, no es gran cosa comparada con otras capitales europeas, pero si se viene en avión es lo primero que se ve. Es una ciudad curiosa, y agradable al fin y al cabo, excepto por el tráfico, las alcantarillas sin tapa y las aceras poco transitables. Después de ver el Bllok -el barrio donde vivía Enver Hoxha y la élite comunista, hoy barrio de la marcha nocturna- y el centro- básicamente la plaza Skanderbeg y alrededores, yo callejearía por sus mercados: entre la Rruga Myslim Syri y la Rruga Kavajes está el mercado Çam, de ropa, cacharros para la cocina y algún souvenir; el mercado central de frutas y verduras, con algunos puestos curiosos de tabaco a granel o de viejos cachivaches (pitilleras, molinillos de café…); más lejos, junto a la desaparecida estación de tren, está  -o estaba- el conocido como “Gabi” (literalmente: donde los gitanos), todo de segunda mano; o más, en los alrededores de la Madrasa está el que personalmente más me gusta. También me daría una vuelta por el parque del lago y subiría, paseando, a las colinas de enfrente, hasta un monolito que hay, que debe conmemorar alguna batalla, para disfrutar de las vistas. O buscaría el monumento a la Madre Albania. (Y me quedaría a dormir aquí).

mercado

Tenderete en la calle Islam Alla, de Tirana. Isabel Leal

Berat, Gjirokastra y Butrint son lugares patrimonio de la humanidad, merecen una visita y están bien descritos en todas las guías. Los mochileros del mundo que viajan por los Balcanes son los que más los visitan- un poco a la carrera- antes de pasar al siguiente país.

berat

Berat. Isabel Leal 

Kruja, otro de los lugares más recomendados, no es más que una calle con lo que queda de un antiguo bazar en el que comprar souvenirs made in china (y alguna que otra antigüedad y artesanía) y una pequeña fortaleza. No se pierde uno nada si no pasa por allí, sobre todo si se va a cualquiera de los lugares que acabo de mencionar. Y que los amantes del héroe nacional Skanderbeg me perdonen si tampoco recomiendo visitar el museo kitsch que lo ensalza como padre de la patria.

Los demás puntos turísticos destacados habitualmente son un verdadero espanto: Durres, Vlora y Saranda son ciudades levantadas en lugares espectaculares, al borde del mar, pero arruinadas por las construcciones sin orden ni concierto y la basura. Hay que pasar por ellas pero no quedarse, aunque dar una vuelta puede deparar divertidas sorpresas, como ver lo que queda de un anfiteatro romano rodeado de edificios. O toparse, al pasear por el paseo marítimo, con un oso o un buque encallado con geranios en las ventanas de los camarotes.

Sorprendentemente se salva la ciudad de Shkoder, al norte, que está siendo rehabilitada con bastante acierto. Mi recomendación: después de darse una vuelta por la ciudad y localizar y visitar la fototeca de los hermanos Marubi -fotógrafos de origen italiano de principios de s. XX-, hay que conseguir una bici y darse un paseo hasta el pueblo de Shiroka, al borde del lago que hace frontera con Montenegro. En cualquiera de los restaurantes de sus orillas se come estupendamente.

Entonces, si hay que evitar hasta las ciudades más recomendadas, ¿qué queda? El mar y la montaña. Hay dos itinerarios para disfrutar Albania sin prisas:

El itinerario norte: Los valles de Thethi y de Valbona son paisajes idílicos que se están haciendo muy populares entre los montañeros del mundo. No hay casi tiendas y las infraestructuras turísticas son básicas pero siempre que hemos ido pienso en lo feliz que sería si me quedase allí a vivir. Cuesta llegar, porque la mitad del camino está sin asfaltar, y no hay muy buena comunicación con las ciudades más “cercanas” (Shkoder y Bajram Çurri respectivamente) así que no merece la pena ir sólo un fin de semana. Sería una pena llegar y marcharse al día siguiente. Lo mejor, contactar con los que saben (Outdoor Albania, por ejemplo) o ir a la aventura. Se puede ir de un valle a otro en una travesía a pie de unas seis horas. Los senderos están marcados y los lugareños, encantados de ver a los visitantes disfrutar de su pequeño paraíso.

valbona

Valbona National Park. Imagen: Les Haines

El itinerario sur: Las playas del Adriático cuando no están llenas de gente, chundachunda o coches en primera línea, están sucísimas, o las dos cosas. Hay que ir, como recomendaba Raffaella Carrà, al sur: al Jónico. Pasado Vlora hay que subir y bajar la montaña de Llogara y por fin está el mediterráneo que uno tenía en mente.

Yo creo que lo que uno se encuentra al descender por la ladera hacia el mar es lo más parecido a lo que describía Gerald Durrel en Mi familia y otros animales (aunque él se refería a la isla de Corfú, que está frente a la costa albanesa, en los años treinta). Y hay que adentrarse en las terrazas de olivares, naranjos y cipreses al borde del mar, tropezarse con burros y cabras que ramonean tranquilamente bajo una encina, enredarse con las zarzas y las jaras; buscar las calas más apartadas, las playas a las que -menos mal- todavía no se puede llegar en coche. Y hay que subir a los pueblos medio abandonados (Dhermi, Vuno, Himara, Qeparo…) encaramados en la montaña, y callejear entre sus ermitas y saludar a los viejetes que riegan los tomates o toman el sol a la puerta de casa bajo una parra. No desvelaré mis lugares favoritos, pero sí dejo dos buenas pistas para dormir y encontrar buenos “guías”: El albergue que abren en verano en la antigua escuela del pueblecito de Vuno y el Albergue Himara, en el pueblo con el mismo nombre.

dhermi

Dhermi. Curious Fish

Para los que tengan más tiempo y ganas de irse por donde casi nadie va: la región de Korça, al este, con sus coquetos pueblos de piedra (Voskopoja, donde un amiguete monta un festival psicodélico cada verano, Vithkuq o Dharda); los lagos de Prespa y Ohrid, fronterizos con Macedonia y Grecia; o, más remota todavía, la zona de Permet, un tesoro de parques naturales, aguas termales bajo puentes otomanos, iglesitas bizantinas… (una asociación con financiación italiana está trabajando por allí en el desarrollo turístico).

¿Qué comprar?

Nada. El sector de las artesanías para turistas no están muy desarrollado aún. El souvenir estrella, para mí, es el cenicero bunker que puede ser un estupendo regalo o recuerdo del viaje. (Como el búnker es otro topicazo albanés no me voy a detener más, he dicho al principio que nada de tópicos, ni rastro de enverismo, ni búnkeres, ni kanun, ni “vírgenes juradas”…). Y el tabaco es muy barato, así que los fumadores no pueden olvidar llevarse un par de cartones de vuelta a casa.

La conducción temeraria y la basura por doquier son, probablemente, el lado oscuro de este bonito cuadro. Yo es que no conduzco.

Este artículo está basado en el post publicado el 11/07/2013 en el blog Mundos Periféricos
Imagen de portada: Vladimir Tkalcic

Comparte

Acerca de Isabel Leal

Profesora. Autora del blog Mundos periféricos, sobre didáctica del español como lengua extranjera, tecnología y educación.

12 comentarios para “Albania sin topicazos

  1. Altin

    Le doy la gracias a la autora de este artículo sobre Albania (Shqiperia).
    Es todo cierto lo que ella escribe en su artículo y eso lo dice un Albanés que vive de hace casi 20 años aquí en España.
    Me gustaría que mi ALBANIA fuese un país como España en turizmo tiene todo lo que necesita un viajante playas vírgenes, montañas vírgenes y un clima Favorable.
    Les pido a todo el mundo que visite ALBANIA es el país de Águilas y el país de mama Teresa de Calcuta.
    Gracias otra vez a la escritora de este artículo espero que sea el comienzo de una Albania turística .
    Gracias.

    Responder
  2. Pingback: [Revista Balcanes] Albania sin topicazos | Mundos Perifericos

    • luis

      Gracias por un articulo tan elaborado tan conciso y como la autora dice sin tópicos.
      quiero ir en camper a finales de primavera pasar una temporada por este pais y colindantes. si alguien puede ofrecerme mas nformacion lo agradecería.

      Responder
  3. Artemy

    Hace un par de veranos realicé una breve incursión por Albania, y la impresión que tuve, es más o menos lo que expones, necesito más tiempo para conocer a fondo los recovecos de un país con gran potencial. Entre mis proyectos a medio plazo está el realizar un viaje de al menos un mes por territorio albanés, porque lo mio con Albania fue un “amor a primera vista”.

    Responder
  4. Jordi

    ¿Es posible viajar a Albania en autocaravana? ¿Es necesario algún permiso especial para entrar al pais, o puedo llegar a la frontera y pasar con el pasaporte y la documentación del vehículo? También quisiera saber como está el tema de campings.
    Muchas gracias por adelantado.
    Jordi.

    Responder
  5. alejandro

    Buenas tardes. la verdad que los artículos que se encuentran en esta página son de lo mejor que hay en internet, que tampoco hay mucho. Me encuentro haciendo autostop en los balcanes. comencé mi aventura en los alpes franceces y ahora me encuentro ya en eslovenia. mi pregunta es la siguiente: ¿como es hacer autostop por países como bosnia, serbia, albania, macedonia? ¿es peligroso? en principio sé que no, y que hay gente buena en todo el mundo, pero ultimamente me están asustando un poco. Supongo que no sabreís decir como es porque no hay muchos que lo hagan, pero si son buena gente y abiertos ha de funcionar…
    un saludo a todos

    Responder
  6. carmonal

    Me gustaría hacer un viaje de aproximadamente 10-15 días por Albania. Sin topicazos, quiero visitarla alquilando un coche y a mi aire si es posible. Prefiero la montaña o los parques naturales a la costa, lo digo por si me faltara tiempo para visitarlo todo. Algún viajante reciente puede contarme su experiencia por favor. Y de paso darme consejos para no equivocarme demasiado.
    Gracias por vuestra información.

    Responder
  7. MARIA FERRER VALLES

    En agosto de este año, vamos de vacaciones a Albania. Nuestra idea es ir al sur, pero de lo mucho que he leído, no me queda claro las estaciones que están en Tirana y dondé están (excepto la Estación que va a Durres). Compre una guía de viaje y donde dice que esta la estación donde los autobuses salen a Vloré, la calle no existe o en el universo de internet desapareció.
    Llegamos a Tirana sobre las 17:00 de la tarde, un día de agosto, creo que a esa hora es casi imposible tomar otro autobús con destino a otra ciudad, como Vloré o Sarande.
    Si hay alguien que me pueda orientar sobre las estaciones de autobueses que hay en Albani, sobre todo, en Tirana, Vloré, Durrés y Sarande, se lo agradecería.

    Responder
  8. Jesus Maria

    Estuve con mi mujer y mis dos hijas de camping con mi caravana el verano pasado por Albania. Al principio tuve mil y una dudas, muchos topicos etc. Solo deciros que este año esperamos volver.

    Responder
  9. siljana

    Yo soy de Albania.. Estoy estudiando Español y puedo hablar un poco.. Albania es un pais bonito, no hay ningun peligro para que vengas aqui de vacaciones, nosotros somos muy amables con los turistas y si pierdes puedes preguntar un joven en ingles para que te diga donde se encuntra el lugar donde quieras ir.. Y me parecio muy bonito que ustedes vengan a visitar este pais y hablar de el..

    Responder

Responder a luis Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>