Blerta Zeqiri: “Quiero mostrar la realidad tan desnuda como sea posible”

Blerta Zeqiri_8927

Blerta Zeqiri es directora de cine y con su cortometraje Kthimi (El retorno), ganó el premio internacional del jurado en Sundance 2012. En él se explica el reencuentro de un hombre con su mujer, después de haber estado cuatro años desaparecido. Lejos del glamour indie del festival de Robert Redford, Blerta es productora en un programa de cocina y realizadora freelance en Kosovo. También da clases en una escuela de diseño y prepara su próximo proyecto, manteniendo el estilo realista y comprometido que le ha valido el reconocimiento internacional. 

Cuando creamos esta revista no queríamos tratar el tema de la guerra porque es un recurso demasiado habitual, pero será complicado evitarlo hablando de tu corto premiado en Sundance…
La película es sobre las consecuencias de la guerra en las personas. Da igual de donde seas, la guerra deja marcas en el ser humano, y podría pasarle a cualquiera. Quise que la historia fuera universal.

El trabajo de los actores es increíble, sobre todo en el manejo de las emociones…
Tuve suerte con ellos, no sé si otras personas hubieran sido capaces de aportar lo mismo. Con la actriz, Adriana Matoshi, ya había trabajado antes y sabía que podía hacerlo. Pero me costó encontrar al actor, Lulzim Bucolli, porque necesitaba alguien muy sensible y que transmitiera. Ganó un premio en el Festival Evolution de Palma de Mallorca, pero no pudimos ir por falta de visado.

Tuvisteis poco tiempo para grabarla…
La película se hizo gracias al mecenazgo del Festival 9/11 de Pristina. Recibí la propuesta un mes antes del festival. La idea era muy buena, así que nos pusimos a desarrollar el guión. El corto lo grabamos en tres días y fuimos improvisando. Yo me situaba detrás de los actores para explicarles la situación y les empujaba a actuar. Nos quedamos con 2 horas y media de material, y finalmente seleccionamos lo más sustancial. En total 20 minutos.

¿Improvisar ayudó a conseguir un resultado tan realista?
En todas mis películas intento ser lo más realista posible. Porque hay muchas cosas que pasan en la vida que no estamos acostumbrados a ver en el cine, donde todo ha de tener un sentido determinado. Que los actores pudieran improvisar también fue importante.

Imagino qué pensaste mucho en las personas que podían sentirse identificadas con la historia…
La gente que ha estado en la cárcel, cuando vieron la película opinaron que era muy real, y las críticas eran más a cosas concretas. En todo el proceso artístico siempre tuve en mente cómo estas personas lo verían. Pero no quise que se mostraran como víctimas. Porque cuando pones a un personaje como víctima, el espectador, en cierto modo, la mira desde arriba: “La víctima es ella, no yo”. Y lo que intento es que sienta que eso le podría pasar a él.

Tienes un motivo al explicar esa historia…
Me gustan los derechos humanos, creo que soy más activista que directora. Si las películas que hago no tienen suficiente sentido, o no tocan temas que me importan, es como malgastar el dinero. No sé cómo explicarlo. El cine es tan caro que me siento mal si no hago algo que sea importante y necesario para la sociedad.

¿Cuál es tu próximo proyecto?
Es un largometraje sobre los derechos de la comunidad LGBT, apoyado por el centro cinematográfico de Kosovo. El guión está acabado y estamos en contacto con productores de la región para buscar financiación. Tenemos un 30% de los fondos, 150.000 de un total de 405.000 euros.

Llorenç Roviras explica en su artículo La balcanización del pop que descubrió la música balcánica a raíz de El tiempo de los gitanos, film del serbio Emir Kusturica, pero que en realidad solo era un tipo de música de los muchos de la región. ¿Ocurre lo mismo con el cine?
La imagen de los Balcanes en buena medida también viene de él. Es bueno que la gente pueda situar la región en un mapa, pero no me gusta porque hay demasiados estereotipos. Yo intento lo contrario. Cuando miro sus películas es cierto que son una imagen determinada de la sociedad pero no de sus personas. No es el día a día. A mis alumnos les digo que no imiten a Kusturica. No tendrán éxito porque serán una copia de alguien.

¿Te gusta el cine?
(risas) Me gusta, pero no estoy enamorada, o quizá sí. No sé cómo responder.

Hay directores para los que su vida es levantarse a las seis de la mañana y pasarse 15 horas grabando.
En ese sentido sí me gusta. La profesión me encanta. Porque estás continuamente resolviendo problemas y es un reto constante e intenso. Y no es rutinario, cada día es especial. Me gusta el cine, veo muchas películas, pero también te diré que no hay una película que me guste del principio al final.

¿Porque eres crítica?
No lo sé, solo recuerdo lo que me gusta y deja huella. Llegué al cine porque vivía en un pueblo muy pequeño de camino a Prizren, al suroeste de Kosovo, en Suhareca. Y allí no había muchas cosas que hacer. Pasé más tiempo leyendo que viendo la televisión. Para mí leer es más poderoso que ver películas. Cuando lees puedes imaginar más cosas. En el cine te lo dan todo masticado. Y en mis películas intento dejar todo lo que pueda fuera. Quiero que el público trabaje e imagine. Por ejemplo, nunca he usado música, me parece un recurso fácil. Quiero mostrar la realidad tan desnuda como sea posible. Es más difícil pero prefiero ese reto. Cuando pasan cosas en la vida real no tenemos una orquesta de fondo.

¿Te gustan las series?
Las veo todas, desde Breaking Bad a Homeland. Son mejores que las películas y espero a que acaben las temporadas para ver todos los episodios seguidos. Tengo la sensación de que estoy leyendo. Te conectas con los personajes, ves cómo evolucionan…

Vuelves a mencionar la lectura…
Mi primer sueño fue escribir, pero no pienso en dedicarme. No tengo tanto tiempo como quisiera. Tengo dos hijos y trabajo en tantas cosas para vivir… Si no es por dinero, lo hago por mi pasión, que es el cine.

Imagen de portada: © Atdhe Mulla
Si quieres ver el cortometraje contacta con nosotros.

Comparte

Acerca de Ginés Alarcón

Periodista. Editor de Revista Balcanes. Twitter: @ginesalarcon

Un comentario para “Blerta Zeqiri: “Quiero mostrar la realidad tan desnuda como sea posible”

  1. imma

    Hola! el corto me ha parecido impactante y muy bien realizado, el relato está enfocado desde un punto de visto no convencional, me ha gustado mucho

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>