Carta de un lector albanés en español

¿Créeis existe alguna relación entre España y Albania, o mejor dicho entre españoles y albaneses? Desde el punto de vista de un albanés, diría que entre nosotros hay pocas cosas que nos unen y afortunadamente poquísimas que nos puedan dividir.

Quien está escribiendo fue uno de los primeros estudiantes en el recién inaugurado curso de español de la Casa de España en Tirana. Era el año 1998. En aquel entonces Albania era un país recién salido de una guerra casi civil y era inimaginable que en mi ciudad, alguien fuera a abrir un centro donde se estudiara castellano.

El centro de estudios era un apartamento muy sencillo que se hallaba en una de las zonas centrales de Tirana. Dos cuartos, un salón, un pequeño balcón, un jefe, dos profesores, una secretaria, y ya estaba todo listo. Solo faltaban ellos, los estudiantes… Nosotros, los futuros hispanófilos de Albania.

Primer día de curso, profesora joven, guapa y simpática. Inmediatamente noté que usaba la “c” española (algo parecido a nuestra /th/ albanesa, de modo que palabras como “gracias” o ”Barcelona” a mí me sonaban como si se escribieran “Grathias” y ”Barthelona”).

La primera impresión fue muy positiva. Al segundo día se nos presentó un nuevo profesor. Primera diferencia entre ambos. Él no usa la “c-/th/” típica de España sino la “c-/s/”, común de los países latinoamericanos. Mejor, hubiera sido un desafío para nosotros.

Nuestro profesor era un antiguo embajador que había trabajado en el servicio diplomático albanés durante casi 30 años en América Latina, y conocía muchos de los secretos de la diplomacia albanesa y otros países socialistas del este de Europa, respecto al golpe de estado que tuvo lugar en Chile.

Aún recuerdo cómo nos contaba, mientras escrutaba en su memoria, varios episodios sobre la huida de Chile, cuando los militares iniciaron el ataque de la presidencia. Para los diplomáticos albaneses, un país ultra-socialista, si no estalinista, estaba claro que no iban a ser bien recibidos por las autoridades militares chilenas.

Era un hombre que conocía a fondo a América Latina. Se había licenciado en La Habana, en una Cuba apenas conquistada por Fidel y El Che. Fue embajador de Albania en Argentina durante muchos años, y conocía al detalle la realidad mexicana, chilena, y la de su querida y nunca olvidada Cuba.

Universidad de La Habana

En Argentina había conocido a todos los representantes de la diáspora albanesa en aquel país lejano. Albaneses originarios de Albania y tantos otros llamados arbëresh, provenientes de Italia, los descendientes de miles de albaneses que escaparon a Italia después de la muerte de Skanderbeg y la invasión otomana.

Nuestro profesor nos contaba sobre los hijos de la diáspora albanesa. Ricos, famosos, boxeadores y escritores. Por citar solo uno, Ernesto Sábato, novelista argentino de origen materno arbëresh.

Con él nos adentramos poco a poco en el espacio hispanohablante, vimos a través de sus ojos y cabalgamos con sus palabras por un mundo fantástico, rico en historia, cuentos, fantasía y ganas de vivir la vida, con bailes y sonrisas.

Nos encontramos con mariachis y tequila, bailamos flamenco y fandango, disfrutamos de la salsa y la rumba, probamos el ron cubano, y soñamos con el sol puertorriqueño mientras aprendíamos la lengua de Cervantes.
Desde entonces, pasaron otros muchos estudiantes por la Casa de España de Tirana, que luego ayudaron a establecer relaciones con España y los países latinoamericanos.

Me gustaría recordar a las tropas españolas de la KFOR, que sirvieron para la paz y el bienestar de todos los habitantes de Kosovo (serbios, albaneses, de etnia gitana…) durante muchos años. Junto a otras organizaciones estuvieron al lado de la población, construyendo campos de refugiados, distribuyendo alimentos y apoyando en todo lo que fuera necesario. Fui testigo, cuando trabajaba como traductor, del empeño y la dedicación que los soldados españoles, los miembros de la Cruz Roja y otros voluntarios, ofrecieron a quien más lo necesitaba. Los españoles demostraron su amistad y tendieron su mano cuando era más necesario.

España es el país que premió con el Príncipe de Asturias al escritor albanés más famoso en el mundo, Ismail Kadaré. En su discurso después de ser premiado, citó inevitablemente a Cervantes, escritor y personaje que hoy en día sigue siendo admirado en Albania, no solo por su inmensa obra artística, sino también por las leyendas populares ligadas a su nombre.

Dicen que Cervantes, capturado por piratas albaneses cerca de Ulqin (actualmente situada en Montenegro) creó el personaje de Dulcinea del Toboso basándose en el nombre de dicha ciudad (llamada anteriormente Dulcigno).
Otra conexión entre ambos países fue durante la Guerra Civil Española, cuando muchos voluntarios albaneses lucharon al lado de los republicanos. Uno de ellos fue el ex primer ministro albanés Mehmet Shehu (mano derecha del dictador Enver Hoxha), como se explica en otro artículo de esta misma web.

También se cita que la esposa de nuestro héroe nacional, Skanderbeg, llamada Donika, está enterrada en el Real Monasterio de la Santísima Trinidad, de Valencia, junto a su nieto Alfonso Kastrioti.

puerta de la trinidad

Durante la resistencia albanesa contra los otomanos, Skanderbeg fue aliado de Alfonso V de Aragón (también Rey de Nápoles) y después de su muerte, sus familiares dejaron el país para ir a Italia y más tarde a Valencia.

Tampoco me puedo olvidar de un partido de fútbol muy particular que se jugó en Granada en 1997, cuando Albania se hundía en la locura y el caos general. No pudiéndose jugar en Tirana, la selección de mi país tuvo que marcharse a España, donde perdió ante Alemania por 2-3.

Como ciertamente se podrá notar, somos pueblos diferentes, pero no particularmente lejanos, en el sentido de las distancias kilométricas, conceptuales, históricas… Y tampoco refiriéndonos a las raíces mediterráneas y europeas que compartimos.

Desde luego, podríamos conocernos mejor, apreciar y valorar lo que nos asemeja y descubrir las razones que hacen posible esta distancia, indiferencia y falta de curiosidad en lo que se refiere a los albaneses.

Terminaré recordando mi primera visita a España.

Aeropuerto de Barajas, sección de tránsito (iba hacia el Caribe pasando por Madrid). Pasaporte albanés en mano con visado Schengen francés estampado, conversando con el policía de aduanas, llega el momento de la fatídica pregunta: “¿De dónde eres?”

Y contesto: “De Albania”.

¡Trágame tierra!

El policía cambia la expresión y el tono, y comienza a hacerme preguntas. Estuve en la comisaría del aeropuerto de Barajas durante 3 horas sin escuchar ninguna explicación de lo que estaba pasando. Y lo mismo, o incluso peor, me sucedió al pasar por Madrid a la vuelta.

Si alguien, entre los que lean este artículo, conoce a una señora de apellido Piquera, que trabajaba en la sección de Iberia del aeropuerto de Madrid, que la salude de mi parte. Porque sin su apoyo no habría podido soportar aquella situación tragicómica, llena de prejuicios y falta de buena voluntad.

Así como Albania y los albaneses no son solo crimen organizado y pobreza, tampoco España es solo toros, sangría y flamenco.

Cuando hayamos intentado superar los prejuicios que siempre nos impiden conocernos mejor, entonces, sin duda alguna, españoles y albaneses serán, por lo menos, algo más cercanos.

Imágenes: Ulcinj, Montenegro (Historias del Este); Universidad de La Habana (Teresa Peralta); Valencia desde el Monasterio de la Santísima Trinidad (Buscando Montsalvatge).

Comparte

Acerca de Elvi Sidheri

Traductor y analista de Tirana (Albania)

14 comentarios para “Carta de un lector albanés en español

  1. Javier

    Para quien quiera saber más, en el EU Info Centre de Tirana se pueden encontrar libros en Español y Albanés que relatan la participación de albaneses en la Guerra Civil Española, y la alianza de Skanderbeg con Alfonso V de Aragón.

    Responder
  2. José Catalán Deus

    Estupenda recopilación de conexiones históricas hispano-albanesas. Se puede y se debe ampliar. Creo que la relación es más estrecha de lo que Elvi Sidheri ha captado y los parecidos, grandes. Con mi mujer y mi hijita de tres meses, viví dos años en Tirana y nunca me sentí extraño allí a pesar de las enormes diferencias culturales de entonces, 1974-76. Sólo tenemos buenos recuerdos de los albaneses. Un capítulo muy importante de las relaciones España-Albania es el protagonizado por el PCEml-FRAP, un grupo revolucionario español ligado al régimen de Enver Hodha que creó mucha simpatía aquí hacia vuestro país con sociedades de amistad hasta los años 80.

    Responder
    • Elvi Sidheri Autor del artículo

      Bueno Jose, yo soy bastante joven para saber de la epoca de los setenta, pero de todas formas se que como vosotros tenia tambien alemanes, suecos y no se quienes mas, que venian a vivir por algun tiempo en Albania.
      Mientras que grupos revolucionarios ligados al regimen de Enver Hoxha habia muchos, desde Nueva Zelanda a Brasil por ejemplo.

      Responder
  3. E.Castro P.

    Saludos Sr. Elvi Sidheri. Solo quiero molestarle por si conoce a algún coleccionista de sellos en Albania. Sería con el objeto de mantener una relación de correspondencia filatelica (los sellos también ayudan a hacer “Europa”). Si le facilita mi mail me doy por recompensado, y si en algo le puedo servir…no lo dude. Gracias.

    Responder
  4. Rayo

    No sabía lo de Sabato. Hace años, como por el 2001, conocí a un albanés mediante un juego de ajedrez en línea, y por el messenger hablábamos en inglés de cosas superficiales. Recuerdo que el muchacho era musulmán. Y yo en ese tiempo no sabía ni donde quedaba Albania y menos sospechaba que hubiera europeos que profesaran el Islam. Algo aprendí.
    Esa es la magia del internet, que achica al mundo y puedes tener contacto con personas de otras culturas.

    Ahora con el español tienes acceso no solo a España, sino a casi toda América (en Estados Unidos hay 37 millones de hispanoparlantes), desde California a la Patagonia.

    Saludos de Perú.

    Responder
  5. Elvi Sidheri Autor del artículo

    Claro Rayo, tienes razon.
    Internet nos facilita mucho los contactos entre las culturas y la gente de todos los lados del mundo.
    En Albania como decias, tenemos musulmanos, pero cristianos tambien, yo soy cristiano por ejemplo, pero antes de todo somos albaneses, la religion no tiene algun tipo de papel muy importante en nuestra cultura.
    Saludos de Albania.

    Responder
  6. Sandra

    Hola, Elvi. Soy una española que estuvo en Albania hace unos 18 años. Narré mi aventura hace años en un blog que aún sigue por la red para no olvidarme con el paso del tiempo. Se llama Historias de blog, y está en un apartado llamado crónicas de Albania. Me gustaría saber si estabas allí en aquella época, aunque no sé tu edad. Yo tenía 24 años. Hoy caí en mi antiguo blog por casualidad y luego en el tuyo…

    Responder
  7. David

    Hola Elvi! Felicidades por tu artículo, ya que nostros , al igual que tú, también estamos intentando acercar estos dos paises y derribar esos prejuicios y desconocimiento que existe en España hacia vuestro pais.
    Residimos en Albania y hemos creado una agencia de viajes aqui enfocada al turista español para mostrar la velleza de vuestra tierra, que empieza a ser también la nuestra.
    La agencia se llama viajes iliria.

    Responder
  8. Sara Flores

    Pershendetje Elvi! Me dió mucho gusto haber encontrado éste blog, yo soy mexicana y hace más de un año conocí a un muchacho albanés por facebook y ahora todos los días hablo con él y con su familia por Skype, y estamos en pláticas para ver si él viene a México o yo voy a Albania. He aprendido un poco (o tal vez mucho) del idioma sólo hablando con él, ya que no he encontrado ninguna lección de albanés para hispanohablantes (algo muy triste), pero si tu sabes de alguna que me pueda ayudar, por favor házmelo saber
    Pero debo de resaltar, que a pesar de la mala fama que tienen de mafias y esas cosas, los albaneses son personas muy cálidas.

    Saludos desde México!!
    Mirupafshim 🙂

    Responder
  9. iker

    Mi mujer es albanesa y al menos una o dos veces al año visito Tirana, y la verdad es que me encanta, la verdad es que Albania es la gran desconocida y por un lado me da pena y por otro me alegro, creo que pronto llegara un boom turistico que haga que pierda parte de su esencia. Asi que los que no hayan ido aun aprovechen para visitarla cuanto antes!!

    PD: llevo tiempo intentando que google corrija lo mapas ya que en castellano aparece “Tiraba” asi que si pueden reporten a traves de la app.

    Responder

Responder a David Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *