Sevdalinkas, la melancolía bosnia

La sevdalinka es un género musical de Bosnia y Herzegovina, muy popular en la tradición folclórica de los países de la antigua Yugoslavia. El origen se remonta cinco siglos atrás, y combina elementos de Europa occidental, orientales (Imperio otomano) y sefardíes (judíos españoles).

Sevdalinka proviene de la palabra turca sevda, y ésta del árabe sawda, que significa melancolía, nostalgia o añoranza, ya sea por una persona, región o época. Curiosamente, la palabra saudade, en gallego y portugués, comparte el mismo origen y significado, y tanto el fado como la sevdalinka son músicas esencialmente melancólicas.

César Campoy es periodista y profesor de español, y ha recopilado en su página, sevdalinkas.com, una joya de arqueología musical, “medio centenar de piezas, tanto del universo sevdah, como del folclore y tradición que surgen o se hermanan con él. Piezas antiquísimas, o composiciones más recientes. Interpretaciones ortodoxas, o revisiones más vanguardistas o peculiares”.

Esta es una selección, del mismo autor, con cinco obras de referencia para entender y disfrutar de un género que ha integrado, como pocos, la inmensidad cultural de la región:

Himzo Polovina – Kad ja podoh na Bembasu

Uno de los intérpretes y estudiosos del género más trascendentales e históricos.

Además de por ser una pieza tremendamente emotiva, también ha pasado a la historia por algunas cruciales particularidades. En primer lugar, por su vinculación al espíritu multicultural sarajevita. La tradición judía de la capital bosnia (basada, sobre todo, en el legado de muchos de los expulsados por los Reyes Católicos, que encontraron cobijo en esta y otras zonas de los Balcanes) encuentra aquí uno de sus referentes. Al parecer, Kad ja podoh na Bembasu está ligada a una pieza sefardí (existen varias versiones, pero ésta es la más conocida), interpretada en ladino, El Dio Alto, cuya primera estrofa reza: “El Dio alto con su gracia, mos mande muncha ganancia, non veamos mal ni ansia, a nos y a todo Israel”. Leer más…

 

Damir Imamovic Trio – Sinoc sam ti, Safo

Uno de los renovadores más vanguardistas y valientes de la última década. Nieto del gran Zaim e hijo de Nedzad.

Damir se basó en el original de Safet Kafedzic y del maestro del sazMuhamed Mesanovic Hamic, para, en una muestra más de su habilidad para hacer suyos los sonidos tradicionales, dotar de una nueva dimensión a una pieza cuyo resultado es tan ambicioso como virtuoso y contundente. El contrabajo de Edvin y la guitarra de Damir acompañan, en un abrupto inicio, a un violín, el de Vanja, que marca una entrada tan abrumadora como tensa. A partir de aquí, Imamovic da buena cuenta de su peculiar registro vocal, repleto de sentimentales variaciones, improvisaciones y eternas notas desgarradas. Un cúmulo de sensaciones y estilos vienen a nuestra cabeza (música clásica, blues, jazz, rock, sonidos orientales…), y todo gira en torno a una sevdalinka del siglo XXI, que sigue oliendo, no obstante, a café turco y bazar. Leer más…

 

Nada Mamula – Cije je ono devojce

La dama del Sevdah por antonomasia. Una de las más respetadas vocalistas de toda Yugoslavia.

Ésta es una pieza tradicional que no ha de ser confundida con otra composición, también antiquísima, pero, en este caso, del Este de Serbia, mucho más rimbombante y épica. La revisión que a nosotros nos ha llamado la atención la registró Nada Mamula, en 1966, en compañía de la orquesta de Branko Milenovic, un afamado acordeonista, como puede comprobarse en la grabación. El epé en el que se encontraba, encabezado por Po sokaku dragi peva, vio la luz de la mano del gigante discográfico Jugoton, y el tema que nos ocupa, bajo nuestro punto de vista, el más arrebatador del disco, cerraba la cara B. Leer más…

 

Mostar Sevdah Reunion – Cudna jada od Mostara grada

Verdaderos responsables de la popularización e internacionalización del género, desde mediados de los 90.

Pieza increíblemente trascendental en la historia del Sevdah, podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que nos hallamos ante el himno extraoficial (u oficial, qué diantres) de la emblemática ciudad de Mostar. Esta antiquísima composición es uno de los tesoros más queridos por los amantes del género, y un pequeña joya que, pese a su supuesto carácter localista, es conocida y coreada por todos los rincones de lo que se dio en llamar Yugoslavia. Los de Mostar Sevdah Reunion(MSR) fueron conscientes de ello, y no dudaron a la hora de adaptarla a su estilo, convirtiendo ésta, en una de sus piezas más reclamadas en directo. Leer más…

 

Hasim Muharemovic – Dvi’ planine vis’ Travnika grada

La vertiente más purista y tradicional del Sevdah: Sevdalinka a base de voz y saz, de la mano de un grande del peculiar instrumento tradicional bosnio.

Dvi’ planine vis’ Travnika grada parte de una introducción característica y pegadiza que da paso a la aguda y sufrida voz de Hasim, acompañada, como suele ocurrir con estas piezas por una melodía de saz que calca la línea vocal, a partir de un lento arrastrar de las frases, muy complicado.

A base de continuos crescendos y diminuendos, va construyéndose un relato musical embriagador cuya letra nos traslada a la ciudad de Travnik (a unos 90 kilómetros de Sarajevo) y uno de sus montes, Vilenica. Leer más…

Descripciones y vídeos: César Campoy, Sevdalinkas.com

Comparte

Acerca de Ginés Alarcón

Periodista. Editor de Revista Balcanes. Twitter: @ginesalarcon

Un comentario para “Sevdalinkas, la melancolía bosnia

  1. Pingback: Mostar Sevdah Reunion, reis de la Sevdalinka – Balcània

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *