Cuando éramos héroes: Estrella Roja 1991

Estrella Roja 1991

El mundo del fútbol está revestido de un halo de heroísmo innegable. Construye su historia a través de mitos, de proezas y, cómo no, de victorias heroicas. Este el caso de la gran victoria del Estrella Roja de Belgrado (Fudbalski klub Crvena Zvezda Beograd) el 29 de mayo de 1991 en Bari ante el Olympique de Marsella en la final de la Copa de Europa. Era la culminación de un sueño largamente esperado y la consagración de un equipo mítico, cuyos integrantes pasarían a la historia del fútbol en multitud de grandes equipos a los largo de los años noventa.

Pero llegar a este punto de gran reconocimiento mundial llevó mucho tiempo y grandes esfuerzos. El club había nacido en 1945 en medio del complicado ambiente de la postguerra mundial como Sociedad de Jóvenes de la Cultura Física, un club deportivo surgido del seno de la Liga Juvenil Antifascista de Serbia Unida. Una vez reiniciada la competición nacional yugoslava, el nuevo club se nutrió de buena parte de la plantilla (y las instalaciones deportivas) del denostado SK Jugoslavija, club tachado de colaborador con el nazismo por parte de las autoridades comunistas. De este viejo club de fútbol heredó hasta su vestuario, las clásicas franjas blancas y rojas.

Tuvo que esperar hasta 1953 para poder ganar su primer campeonato de liga, en lo que fue una gran racha de victorias en los campeonatos yugoslavos que convirtieron en poco tiempo al Estrella Roja en el club preferido por los serbios. Este gran inicio se culminó con su presencia por primera vez en la gran competición europea en la temporada 1957-1958 donde caerían eliminados contra el no menos mítico Manchester United de Matt Busby que sería tristemente famoso por accidente de avión que acabó con la vida de 23 personas, entre ellos 8 jugadores del equipo. Precisamente el partido de vuelta contra el Estrella Roja en Belgrado fue el último partido de los ‘Busby Babes’ antes del fatídico accidente ocurrido a su regreso a Manchester tras parar a repostar en Munich.

Tras este primer intento europeo y una vez asentado su dominio en el campeonato nacional, el Estrella Roja saboreó las mieles del éxito internacional por primera vez en 1958 al ganar la Copa Mitropa, un pequeño torneo que se celebraba en la pretemporada. No sería hasta la temporada 1978-1979 que llegaría a su primera final europea de categoría, la Copa de UEFA, que perdió ante el Borussia Mönchengladbach tras un dudoso penalti transformado por Allan Simonsen en el partido de vuelta.

Fue una derrota que dolió mucho y que parecía imposibilitar que un equipo yugoslavo pudiera hacerse nunca con un título europeo, en 1966 el Real Madrid dejó al eterno rival de la ciudad el Partizán con la miel en los labios en la final de la Copa de Europa. Pero las cosas empezaron a cambiar a mediados de los 80 con la llegada al club de un nuevo director deportivo, Dragan Džajic, el ‘Mago Dragan’, ex jugador considerado uno de los mejores futbolistas que ha dado Yugoslavia.

Džajic inició su gloriosa andadura en 1986 cambiando la filosofía del club y apostando por un fútbol atractivo y arriesgado, de su mano llegaron grandes futbolistas como el croata Robert Prosinecki, el macedonio Darko Pancev, el rumano Miograd Belodedici, o los sensacionales Dejan Savicevic, Vladimir Jugovic o Sinisa Mihajlovic. Tenía en mente un claro objetivo, conseguir la ansiada Copa de Europa en un plazo de cinco años, algo que increíblemente conseguiría en esa mítica final de Bari en 1991.

El Estrella Roja se presentó en la Copa de Europa de 1990-1991 con un currículum magnífico como campeón de liga y copa y con un plantel excepcional, cuyas principales estrellas ya habían deslumbrado en el Mundial de Italia 90 ante la poderosa Argentina de Maradona. Pero conseguir este ansiado trofeo, el único alcanzado por un equipo yugoslavo, no iba a ser nada fácil.

Esta temporada regresaron a la Copa de Europa los equipos ingleses, excepto el Liverpool, tras la dura sanción de la UEFA por la tragedia del estadio de Heysel de 1985. También formaban parte de la terna europea grandes equipos como el Real Madrid de la ‘Quinta del buitre’, el poderoso Bayern de Munich o el sorprendente Olympique de Marsella, que a la postre sería finalista y futuro campeón en 1993.

El Estrella Roja deslumbró con un fútbol magnífico pero tuvo que hacer frente a duros rivales, empezando por el rocoso Glagow Rangers en octavos de final y el Dynamo Dresde en un partido de vuelta con graves incidentes en el estadio alemán que obligaron al árbitro a decretar el final del partido en el minuto 78. Culminando su hazaña en una semifinal dotada de mítica ante un gran clásico europeo como es el Bayern de Munich al que consiguió ganar 1-2 en Alemania y empatar a 2 en el pequeño ‘Marakaná’ de Belgrado en un partido agónico con un gol en propia puerta de Augenthaler en el minuto 90 que daba el paso a la final a los yugoslavos.

La joven plantilla hilvanada con paciencia a través de cinco largos años por Dragan Džajic había llegado por fin a su meta: la gran final europea, la puerta de la gloria internacional. El rival estaba a la altura de las circunstancias, era el otro equipo de moda en Europa, el brillante Olympique de Marsella de jugadores como Basile Boli, Abédi Pelé o Jean Pierre Papin, que sería Balón de Oro ese mismo 1991.

Estrella Roja 1991

Ambos conjuntos habían desplegado un fútbol ofensivo durante toda la competición, por lo que se esperaba una gran final con muchos goles. Pero la realidad fue diferente, y la presión pudo más a los entrenadores que plantearon un encuentro muy táctico y rocoso que acabó con empate a cero.

Los dos equipos saltaron el 29 de mayo de 1991 al abarrotado campo de San Nicola de Bari con 56.000 espectadores con la ilusión de conseguir su primer cetro europeo. El partido, como decimos, fue más defensivo de lo que se hubiese esperado pero no por ello menos épico y atractivo. No fue para nada duro y ambos equipos intentaron, sin mucho éxito, exhibir su mejor fútbol.

Tuvo que llegarse al tiempo añadido sin que consiguiese alterarse el marcador pero con el ingrediente morboso de la salida al campo en el minuto 112 de Dragan Stojkovic, jugador yugoslavo vendido por el Estrella Roja al Olympique ese mismo verano. Nadie quería dar su brazo a torcer y menos a escasos minutos del final del partido. La fatídica ronda de penaltis hizo acto de presencia sumiendo a San Nicola en un campo de nervios.

Stojkovic, según su entrenador por amor a su ex equipo, no quiso formar parte de los hombres que debían lanzar los penaltis. Todos los lanzadores del Estrella Roja atinaron sus disparos pero el francés de ascendencia española Manuel Amorós falló justo el primer penalti. La última parada del portero Stojanovic y el certero tiro de Pancev desataron la locura yugoslava. Nacía el mito del Estrella Roja, tras más de dos horas de agónico partido por fin conseguía la ansiada Copa de Europa.

Por desgracia, y como suele pasar en muchos grandes equipos, tras la victoria el equipo se desmembró con las ventas de verano. Prosinecki puso rumbo al Real Madrid, el héroe de la final Stojanovic al Amberes y Sabanadzovic al AEK de Atenas, aunque al equipo aun le quedaron fuerzas para ganar la Copa Intercontinental al Colo-Colo chileno en Tokio.

Al año siguiente el sueño se esfumó definitivamente con las salidas de Pancev (Inter), Savisevic (Milan) y Mihajlovic (Roma) y el inicio de la pesadilla de la guerra. El mito del Estrella Roja sería efímero pero perdurará en la memoria de los aficionados del fútbol como uno de los mejores equipos de la historia.

Vídeo completo del partido:

Comparte

Acerca de Javier Domingo

Periodista y activista cultural. Web: mrdomingo.com Twitter: @mr_domingo

2 comentarios para “Cuando éramos héroes: Estrella Roja 1991

  1. Pingback: Brasil 2014: El mundial en una península (I) - Revista Balcanes

  2. Roberto Espinal

    El fútbol esta lleno de alcances increíbles. El entrenador de Colo Colo, Campeón de América de 1991, era también yugoslavo o croata para ser rigurosos (Mirko Jozic) quien había sido campeón mundial juvenil en Chile (1987) con los mismos jugadores a quienes ahora debía enfrentar. Es por ello que sabía que tácticamente el partido estaba perdido antes de jugarlo. No dijo nada y lo jugó con ilusión.

    Estrella Roja pasó por arriba a Colo Colo. Hoy comentan jugadores de ese partido, que el desconcimiento del rival y el movimiento de sus jugadores en la cancha los desconcertó.

    Saludos y gracias por tu crónica.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>