El pequeño Bajram: la fiesta del cordero

Gran Mezquita de Pristina

Hace un par de días, cuando bajé a comprar pan, me crucé con un coche que llevaba dos corderos en un remolque. Tampoco me extrañó, Pristina mantiene cierto espíritu rural. Sin ir más lejos, en la esquina de casa, un agricultor suele descargar su carro de calabazas. Auténtico comercio de proximidad.

En lo que no había caído es que hoy, 15 de octubre, es la Fiesta del Cordero, celebrada por los musulmanes de todo el mundo. Pensando en escribir este post y como no domino el calendario festivo musulmán (yo pensaba que ya lo habíamos celebrado), consulto con varios amigos y me dicen que hoy es el pequeño Bajram, así que me lanzo a Google.

El primer resultado que encuentro buscando “small bajram” es de la web de la Embajada de EEUU en Tirana, y dice así: Las Fiestas Musulmanas del Gran y el Pequeño Bajram están sujetas al calendario lunar. Las fechas pueden cambiar.

Veamos entonces las diferencias entre el grande y el pequeño. El primero tiene lugar al finalizar el Ramadán, que este año fue en la segunda semana de agosto. Y en él se celebra el fin del ayuno. El segundo, el pequeño, es dos meses y diez días después del primero, o sea, hoy.

El Ramadan Bajram significa para los musulmanes la reunión familiar, el intercambio de regalos, un gran banquete, incluyendo baklava (el dulce típico de origen árabe), y también visitar las tumbas de los seres queridos y practicar la caridad. Es la festividad del perdón, de la victoria moral y la paz, de hermandad y agradecimiento a Dios por darles fuerza para practicar el autocontrol del ayuno durante el mes anterior.

El Kurban Bajram conmemora la voluntad del profeta Ibrahim de sacrificar a su hijo Ismail ante Dios. Como éste se lo impidió, en su lugar, sacrificó una oveja. Esta escena también forma parte de la tradición judeocristiana. Ibrahim es Abraham, e Ismail es Isaac. De ahí que en esta fiesta se sacrifique un cordero. Aunque esto solo ocurre en entornos más tradicionales. Directamente se compra la carne, incluso de ternera. La fiesta también marca el fin de la peregrinación a La Meca, por lo que es considerada la Fiesta Grande musulmana.

En los Balcanes, sobre todo en Kosovo, Albania, y Bosnia, donde la comunidad musulmana es mayor, esta fiesta recibe el nombre de Bajram, que en turco (recordemos, Imperio Otomano) significa festival y Kurban, sacrificio. En árabe se llama Eid al Adha.

Por mi experiencia en Pristina, ambas fiestas son similares a nuestra Navidad. Seamos o no creyentes, son parte de la tradición, musulmana o cristiana, según el caso, de juntar a la familia alrededor de la mesa.

Este post es la segunda entrada del blog Diario de Pristina, para contar desde la misma ciudad el día a día de los que vivimos en la región. También hemos estrenado el Diario de Sarajevo, y esperamos compartir más crónicas desde otras capitales de los Balcanes.

Imagen: Xhamia e madhe (Gran Mezquita de Pristina)

Comparte

Acerca de Ginés Alarcón

Periodista. Editor de Revista Balcanes. Twitter: @ginesalarcon

Un comentario para “El pequeño Bajram: la fiesta del cordero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>