El “Popis” llama a tu puerta

censo en bosnia

Hoy (04/10), a eso de las nueve, han llamado al timbre de casa insistentemente. No conocemos todavía a mucha gente aquí y menos que haga visitas mañaneras. ¿Será el cartero? ¿La abuelita que vive en el apartamento de al lado? Mi novio va a abrir la puerta y se encuentra a una chica con una enorme carpeta bajo el brazo. Dobar dan! Popis! Census!

El último censo oficial se hizo en 1991. Entonces Bosnia-Herzegovina tenía una población de casi cuatro millones y medio de habitantes, de los cuales, al menos según las estadísticas que veo en la wikipedia, el 43,7% eran bosniacos, el 31,3% serbobosnios y el 17,3% bosniocroatas. Pero durante la guerra la mitad de la población fue desplazada y unas 100.000 personas perdieron la vida. Así que el nuevo censo servirá para tener una imagen más cercana a la realidad.

No hay que confundir bosnio con bosniaco. Bosnio sería la denominación general (y se refiere a todos los que tengan ese pasaporte) y bosniaco se entiende como una denominación confesional y sería el equivalente a bosnio musulmán, pero no todo el mundo lo entiende así. Las etiquetas por estas tierras son muy delicadas.

No sabemos qué decirle a la chica que acaba de llamar a nuestra puerta (a la que vamos a llamar Alma). Llevamos apenas un mes en  Sarajevo, ni siquiera hablamos la lengua y no estamos seguros de que nos tenga que entrevistar. Ella llama por teléfono, explica que está con dos españoles y después de asentir varias veces nos pregunta en inglés: ¿Vais a quedaros más de un año? Le decimos que sí y la otra persona le da el visto bueno. Somos censables. Estupendo. Nos acomodamos alrededor de la mesa del comedor y comenzamos.

La primera hoja se refiere a las condiciones de habitabilidad: cuántas habitaciones tiene la casa, si hay baño, cocina, agua corriente, de qué está hecho el tejado y en qué condiciones está. En nuestro apartamentito de Sarajevo algunas de estas preguntas suenan un poco tontas pero no en la Bosnia rural.

Hay preguntas en la lista que claramente no están hechas para nosotros, extranjeros recién llegados a Bosnia-Herzegovina: Si la persona es refugiada, si ha sido desplazada, si tiene este estatus legal y quiere regresar a su lugar de origen, cuál es ese lugar de origen y en qué fecha tuvo que abandonarlo, si la persona es capaz de ocuparse de las tareas cotidianas y cuidarse por sí misma, si tiene alguna discapacidad y cuál es la causa de la misma, etc.

Alma va traduciéndonos las preguntas al inglés sobre la marcha, incluso las que considera que no son pertinentes. Se para un momento y nos dice lo raro que es todo, que nos fiemos de lo que ella nos va diciendo y de lo que escribe por nosotros.

Y es que nadie en el país está muy convencido de que el censo se haga en condiciones óptimas. Representantes de asociaciones de todos los colores, religiosas y civiles, han manifestado públicamente su recelo porque las preguntas no se ajustan a sus “parámetros”. Los hay que hacen llamamientos para que la gente se declare esto o lo otro, incluso para que boicoteen el censo. La asociación Jednakost (Igualdad) ha promovido una campaña de sensibilización para que la gente conteste libremente, y hay una página web, Popis Monitor, en la que se hace el seguimiento de la campaña y se recogen posibles irregularidades que envían los ciudadanos. Por ejemplo, presiones de los encuestadores o de otros individuos, tergiversaciones a la hora de realizar las encuestas, problemas para custodiarlas y proteger los datos personales, etc…

Las preguntas que levantan ampollas son las que se refieren a la nacionalidad, etnia, origen, lengua materna y religión. Alma se detiene al llegar a ellas y nos explica que les han dado instrucciones para que expliquen bien estas cuestiones y escriban cualquier cosa que el entrevistado declare.

- Así que si decís, por ejemplo “zanahoria”, yo lo tengo que escribir tal cual.

- Pon “española”. Total, saldremos en las estadísticas como “otros”, junto con los que se declaren yugoslavos -que los hay-, judíos, gitanos, albaneses, montenegrinos, o ciudadanos del mundo… ¿Qué pondrá la gente que no se identifique con ninguna religión o etnia?

Pero hay otras preguntas que me interesan, sobre el nivel de alfabetización y estudios y -esto me llama mucho la atención-, sobre los conocimientos informáticos (las opciones son como en un CV: procesador de textos, de datos, mandar un email, navegar por internet o ninguna de ellas).

Alma nos dice que somos los primeros extranjeros que le tocan y nos pregunta con curiosidad. Nosotros también le hacemos preguntas:

- ¿Vives por aquí? Debe ser curioso entrar en las casas de tus vecinos a “cotillear”. ¿La gente es amable? ¿Os pagan? ¿Trabajáis muchas horas?

Y ella contesta en un inglés envidiable:

- En este barrio sobre todo hay gente mayor, y en general,  son muy amables. Trabajamos de 9 a 9, pero podemos tomarnos un descanso cuando queramos para tomar un café o comer. Y no, no vivo exactamente en este barrio, pero sí muy cerca.

Me pregunto si cuando camine por la calle mirará por las ventanas de las casas por las que pase y se acordará de nombres o apellidos, de la religión o nacionalidad de sus habitantes.

Este artículo lo empecé a escribir al principio de la campaña del Censo, así que actualizo algunos datos: Hace unos días se hizo público que faltaban formularios. Leo que en algunas zonas han tenido que repetir las encuestas, debido al alto número de irregularidades denunciadas, y también que la campaña, repeticiones incluidas, terminó anoche (15/10).

¿Y yo que hago escribiendo sobre esto, en lugar de sobre la victoria de la selección de fútbol de BiH y su clasificación para el Mundial de Brasil, que es lo que importa?

Comparte

Acerca de Isabel Leal

Profesora. Autora del blog Mundos periféricos, sobre didáctica del español como lengua extranjera, tecnología y educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>