La mala fama de la Gran Compañía Catalana en los Balcanes

Cuando un griego quiere maldecir a alguien no recurre a sus muertos o a seres infernales, sino que clama: “¡Así te alcance la venganza de los catalanes!”. En Albania, la imagen del “Katallan”, una especie de monstruo sediento de sangre, se utiliza para asustar a los niños como si fuera el hombre del saco.

¿A qué se debe esta mala fama que cosecharon los catalanes en los Balcanes? Pues básicamente a un ejército de mercenarios catalanes denominado almogàvers que arrasaron Grecia y parte de Anatolia a principios del siglo XIV y cuya crueldad ayudó a construir el terrible mito de los catalanes en la zona.

Conviene decir que en la época cuando hablaban de catalanes también se incluía a aragoneses, mallorquines y valencianos, por lo que habría que repartir parte de culpa también entre nuestros antiguos vecinos de Corona.

Lo sorprendente para muchos catalanes no es sólo el desconocimiento de estas expresiones en los Balcanes, sino la imagen justamente opuesta que se ha querido otorgar a los almogàvers. Tan sólo tenemos que hacer un repaso a algunas de las principales calles del conocido Eixample barcelonés, salpicado de nombres de almogàvers ilustres como Roger de Flor, Ramon Muntaner, Berenguer d’Entença o Bernat de Rocafort. La historiografía catalana clásica y parte de la política nacionalista ha revestido a estos mercenarios como idílicos conquistadores catalanes allende los mares. Pero, ¿realmente quiénes fueron los almogàvers?

Pues como suele pasar en la historia, posiblemente ni eran los monstruos que describen las leyendas balcánicas, ni los venerables caballeros catalanes que intenta vender el nacionalismo catalán más ombliguista.

Para profundizar un poco más sobre el origen de esta mala reputación que cosechamos los catalanes en esa época, debemos ampliar un poco el foco y comprender la complicada situación que vivía entonces Europa y particularmente un Imperio Bizantino en plena desintegración.

A principios del siglo XIV, cuando empezó la campaña catalana en Oriente (1302-1311), Europa estaba dividida en innumerables reinos que batallaban entre sí y que acostumbraban a utilizar para ello compañías de mercenarios que solían cobrarse su sueldo a base de saqueos. Los ejércitos regulares aún tardaría bastante en llegar.

Por su parte, la otrora esplendorosa Bizancio languidecía entre la presión de los belicosos pueblos turcos, la invasión latina de sus tierras, fueran venecianos o genoveses, y la expansión territorial de Serbia. El Imperio Bizantino se había convertido en un constante devenir de guerras fronterizas.

Así, un europeo de la época, y especialmente un bizantino, estaba más que acostumbrado a los saqueos de los mercenarios tanto en asedios extranjeros como en sus propios territorios, donde mercenarios ociosos cometían infinidad de tropelías.

En el caso de los almogàvers, era una compañía de guerreros a sueldo más que durante las décadas anteriores había tenido mucho trabajo combatiendo a los musulmanes para los reyes de la corona de Aragón. Fueron protagonistas destacados de las conquistas de Mallorca, Valencia y Sicilia, donde se distinguieron por su agresividad y habilidades militares en el campo de batalla. Pero también por los terribles saqueos que solían acompañar a sus victorias.

katallaniPortada del cuento albanés “El Catalán”

Con este currículum sanguinario, los almogàvers eran sin duda un verdadero Dream Team de la guerra medieval que cualquier rey europeo quería utilizar en sus filas. En este contexto, apaciguada la península, decidieron poner rumbo a Sicilia donde el nuevo rey Federico II, también catalán, les incorporó a su ejército y donde saltarían por primera vez a la fama internacional por su sadismo. El ilustre florentino Dante Alighieri, se refiere a los catalanes en la Divina Commedia, como “l’avara povertà di Catalogna”, y el mismo papa Bonifacio VII hablaba de “cathalanorum videlicet barbarorum”, equiparando su visión de la fe cristiana con la de los bárbaros.

La terrible situación que provocaron los almogàvers en Sicilia hizo que el rey Federico II les emplazara a viajar a Grecia donde el emperador Andrónico II Paleólogo reclamaba sus servicios para luchar contra los turcos, algo de lo que poco tiempo después se arrepentiría enormemente.

Los almogàvers llegaron a Grecia comandados por Roger de Flor al mando de 8.000 hombres y 36 naves, y fueron recibidos por el mismo emperador que ofreció al capitán catalán ni más ni menos que la mano de la princesa María Asanina, hija del zar de Bulgaria Iván Asen III.

La entrada de las Compañías Catalanas en Constantinopla no fue muy bien vista por los genoveses, aliados de los bizantinos que les habían ayudado a recuperar la capital de manos de los venecianos. El conflicto no tardó en estallar con un resultado cruento que iniciaría la carnicería catalana en tierras bizantinas con 3.000 muertos genoveses, la denominada Matanza de los genoveses.

El emperador pronto se dio cuenta que debía mandar cuanto antes a los catalanes a cumplir su cometido: Vencer a los otomanos que amenazaban sus fronteras en Anatolia.

Roger de Flor

Roger de Flor en un grabado del siglo XIX (Wikipedia)

En la Batalla del río Cízico los catalanes continuaron con su sanguinario discurso, acometiendo con efectividad a los turcos. Luego Roger de Flor decidió que era más interesante retroceder y ocupar uno de los pocos territorios que aún conservaban los bizantinos en Anatolia. Ahí empezaron a granjearse mala fama.

Los abusos catalanes continuaron, pero a su vez las victorias sobre los turcos se sucedían, aunque sin significar grandes avances para los bizantinos, ya que se trataba más bien de razias en busca de botín que nunca acababan de asegurar sus posiciones.

Los conflictos internos con los aliados de la Compañía, y sus propios integrantes, que se disputaban las conquistas, los hicieron presa fácil de unos bizantinos que cada vez los veían más como puros invasores sin escrúpulos y sin ningún tipo de respeto por sus habitantes.

La traición bizantina se sirvió al más puro estilo confabulativo oriental. El hijo del emperador, Miguel IX Paleólogo, pactó con los mercenarios alanos el asesinato de Roger de Flor y el exterminio de la Compañía en la ciudad de Adrianópolis, mientras asistían a un banquete preparado por su padre. Esta vez la matanza casi termina con los propios catalanes, y los restos de la Compañía darían un verdadero significado al término catalán en Grecia, Tracia y Macedonia, que serían cruelmente arrasadas por las enfurecidas hordas catalanas en los dos años posteriores.

Tras desatar su venganza por tierras griegas, las disputas internas se sucedieron al tiempo que poderosos mandatarios europeos pujaban por sus servicios. Federico III de Sicilia, Carlos de Valois o Walter de Brienne, Duque de Atenas, que fue quien al final tuvo la suerte, o la desgracia, de quedarse con sus servicios.

Los almogàvers limpiaron el ducado de enemigos en menos de un año, pero divergencias en el pago de sus emolumentos acabaron con la ocupación de Atenas por los mercenarios catalanes. Curiosamente fue otra Compañía, la Navarra, junto a tropas florentinas, la que acabaría definitivamente con el infierno catalán en tierras balcánicas.

De su terrible paso por estas tierras ha quedado en el sustrato cultural una ristra de leyendas populares y expresiones para referirse a los catalanes. Desde el “que la venganza de los catalanes caiga sobre ti” griego, hasta expresiones como “Catalán” o “hijo de catalán” que en Bulgaria significan hombre malvado y torturador. En Albania es muy popular un cuento infantil llamado “Qerosi dhe Katallani” (El calvo y el catalán), en el que un héroe local (el calvo) vence al catalán, que llega desde el mar. Otro refrán, quizá el más significativo, es originario de la región de Parnaso: “Huir de los turcos para caer en los catalanes”.

Imagen de portada: “Posibles almogàvers durante la conquista de Mallorca” (s. XIV), Saló del Tinell, Barcelona (Wikimedia)

Comparte

Acerca de Javier Domingo

Periodista y activista cultural. Web: mrdomingo.com Twitter: @mr_domingo

25 comentarios para “La mala fama de la Gran Compañía Catalana en los Balcanes

  1. Llorenç Roviras

    Interesante artículo, pero me gustaría hacer algunas apreciaciones:

    – ¿Estás seguro de que albaneses, griegos y búlgaros utilizan todavía hoy en día “catalán” como sinónimo de malvado y terrorífico? ¿O es algo de los libros de historia? Sería bueno conocer ese detalle. También a mí me dijeron que en Flandes amenazaban a los niños que no se portaban bien diciendo que les vendrían a buscar los españoles, pero dudo mucho de que se siga diciendo.

    – Creo que en todos los países ponen a calles nombres de héroes militares. Dirás: héroe, militar… luego nacionalista. Seguramente, pero con lo de “historiografía catalana clásica” ya está todo dicho. O con “Renaixença”. Es que si no parece que sea culpa de Artur Mas…

    – Respecto a la cita de Dante, hay muchas teorías, pero seguramente no tenga nada que ver con los almogàvers:
    http://elpais.com/diario/2007/11/29/quaderncat/1196300725_850215.html

    – El las vísperas sicilianas, los haraposos almogàvers causaron muy mala impresión a los locales, más que nada porque los creían incapaces de ganar al mucho más equipado y profesional ejército de Carlos d’Anjou. Los sicilianos se habían levantado contra el francés y consideraban a Pere III d’Aragó su rey legítimo, y después de su victoria fueron celebrados como valientes salvadores.

    – Aunque está claro que eran unos brutos, peor quedan los bizantinos, que mataron a traición al capitán de los almogávares cuando iba desarmado (en palacio). Que estos reaccionaran arrasando lo que pudieron no me extraña nada.

    –¿”Desatar su venganza por tierras griegas”? Como tú dices, la venganza se produjo en Adrianópolis (Bizancio). En tierras griegas actuaron como meros mercenarios, quizá con crudeza, pero no con afán de venganza (vaya, me parece, quizá me equivoco).

    – Los almogávares catalanes se establecieron en los condados de Atenas (la senyera ondeó en el Partenón) y Neopatria y vivieron allí pacíficamente durante 78-80 años. Cuando les echaron los almogávares navarros ya no eran un ejército de mercenarios: eran herreros, panaderos, carpinteros, hijos o nietos de los que habían dedicado su vida a luchar… No sé si es apropiado en este contexto hablar de “infierno catalán”…

    Responder
    • Ginés Alarcón

      Como editor de la web, os comento varios temas y mi opinión:

      1º) Desde la madrugada del jueves un hacker se nos ha colado en el sistema y no hemos podido entrar a moderar los comentarios. Estamos todavía mirándolo bien, perdonad por el retraso en publicarlos.

      2º) De la lectura del artículo entiendo que el autor señala las dos visiones de los almogàvers, la edulcorada, y la que defiende como más realista. Propongo al autor que amplie la investigación del uso actual. En cualquier caso es obvio que cuando se utiliza la palabra catalán, no se piensa en los catalanes actuales, sino que se refieren al significado heredado.

      3º) Sabemos cómo se interpreta la historia, por lo que todos los comentarios, con diferentes puntos de vista, son tan valiosos como el mismo artículo. Y que el lector saque sus conclusiones, investigue, critique y comparta.

      4º) Por último, propongo una reflexión a quien le haya molestado la vinculación entre catalanes y bárbaros: Que se ponga en el lugar de los ciudadanos de los Balcanes, a los que día sí, día también, se les relaciona con asesinos, traficantes de órganos, violadores, narcotraficantes y mafiosos.

      Responder
      • Francisco

        Dudo que Roger de Flor junto a su ejercito haya hecho este tipo de atrocidades en los Balcanes, aunque fue un mercenario su nombre ni de lejos se conoce en regiones como Macedonia y Grecia.
        No hay ningun registro de ello. Lo unico que se como historiador es que el que en el pais Vasco tienen mas de 300 palabras serbias gracias a una migracion que hubo en la edad media.
        Si le temian los turcos a los Catalanes era porque con un pequeño ejercito les gano en varias oportunidades liberando al imperio Bisantino y haciendo pensar 2 veces a los turcos antes de atacarde nuevo.
        Esta claro el por que quedo la leyenda de los Catalanes.
        Ahora si ustedes los albaneses les tienen miedo a los catalanes eso otra cosa 🙂

        Responder
        • Claudia

          Por qué los Albaneses van a tener miedo a los Catalanes? jajajajaj a nadie. Son leyendas y nada más que leyendas…Un artículo basado en leyendas, historias etc…

          Responder
  2. Jorge

    Solo un apunte. No dejas de mencionar “tropas catalanas” “rey catalán” Cuando en realidad en cualquier punto del texto que pone “Catalán” tendría que poner “Aragonés” ya que Cataluña no existía ni existiría por muchos siglos. Este revisionismo catalanista de la historia no es Cool.

    Responder
  3. justo

    Me he quedado confuso al leer este artículo. Cuando yo iba a la escuela y Cataluña “era”, todavía, España, me enseñaban que los españoles podíamos estar orgullosos de las proezas bélicas de aquella casta tan aguerrida que eran lo almogávares.

    Responder
  4. SempreBlau

    Es curioso la forma de actuar de los catalanes, cuando es algo bueno el mérito se lo atribuyen todo ellos,
    – la lengua con el siglo de oro Valenciano, es toda catalana, aunque sea mentira,
    – cuando hablan de conquistas del Rieno de Aragón, dicen expansión Catalana.
    – cuando hablan de pintura, escultura, arquitectura etc… todo, todo catalán aunque sea aragonesa, valenciana o mallorquina y catalana exactamente no haya casi nada.
    pero ahora que se trata de algo malo, ahora si, ahora ya somos todos culpables, pues basandonos en los precedentes seguro que es mentira, nadie confundía aragonese, valencianos y mallorquines con los catalanes lo que pasaba, igual en Grecia y en Italia, es lo que pasa en España con lo bárbaros, la palabra bárbaro define la actitud de un tipo de persona no su procedencia geográfica, un bárbaro es un bárbaro independientemente de donde haya nacido y aunque fuera verdad, que no lo es, que consideraran a todos catalanes eso no implica que los “bárbaros-catalanes” que arrasaron Grecia y Costantinopla fuera de Aragón, Valencia o Mallorca, no señor, eran Catalanes.

    Responder
  5. Ramon

    No se te olvide que también se pasaron por la piedra a todas las tropas de alanos que participaron en la conjura contra los mandos almogávares cuando volvían con la recompensa a sus tierras (y según se dice tomaron como esclavos a los hijos y mujeres de estos).

    Eran brutos y se las gastaban muy chungas, por desgracias aun se siguen haciendo burradas de estas en el S. XXI.

    En cualquier caso y reduciendo los números de bajas entre turcos, alanos y cualquiera que se le pusiera a tiro (que siempre se tienden a exagerar) … sólo 8.000 tíos la consiguieron liar parda.

    Saludos y buen post.

    Responder
  6. Roger

    Yo diria que la ocupación de territorios por ejercitos extrangeros no difiere demasiado a lo largo de la historia, Castilla en America, Aliados en Alemania, Japoneses en China, leete el Alcalde de Zalamea, etc, etc, etc.

    Por cierto, así Catalunya si exisita, no eran aragoneses (corona de aragon) eran catalanes, catalanes. Cuando interesa al nacionalismo castellano todo vale

    Responder
  7. Paco

    Querrás decir aragoneses no? Porque en el siglo XIV como que no existía ni Cataluña, ni Valencia, ni Mallorca. Era todo el reino de Aragón.

    Responder
    • Jorge

      No exactamente Paco, en Mallorca existía el Reino de Mallorca que, aunque era vasallo del Reino de Aragón, era todo lo independiente que podía ser dadas las circunstancias.

      Responder
  8. ferran

    la expresión de ¡Así te alcance la venganza de los catalanes! y otras por el estilo no se usan actualmente en Grecia, según leí hace un tiempo, se usaban antiguamente y se han perdido pero quizás estoy equivocado

    Responder
  9. Javier Domingo

    Gracias por vuestros comentarios.

    Sé que este tipo de artículos pueden llevar al equívoco de confundir concepciones que tenemos hoy en día con contextos pasados en los que nuestras concepciones políticas o sociales no tienen paralelismos ni pueden compararse.

    Más allá de la denominación de aragoneses o catalanes, lo cierto es que este tipo de expresiones que aluden negativamente a los catalanes forman parte del folklore de la zona y la idea del artículo era intentar explicar cual era su origen.

    En todo caso estamos hablando de una época, la Edad Media, en la que no caben concepciones nacionales, y menos en el caso de unos mercenarios que se vendían al mejor postor, y en la que la violencia explícita era practicada por todos sin excepción.

    Como comento al principio del artículo ni los almogàvers eran tan terribles como los pinta la tradición griega ni fueron ejemplares caballeros catalanes como puede tenerse la percepción en Catalunya. La historia se escribe a través de grises y en épocas tan pretéritas es realmente difícil saber cual fue exactamente la verdad.

    Gracias de nuevo por vuestras aportaciones.

    Saludos.

    Responder
  10. Joan Velasco

    Es curioso. Invito a cualquiera a visitar el Monasterio de San Juan de la Peña en Huesca. Contemplaran un parque temático al estilo Disney donde se han gastado millones de euros en mostrar la grandeza del reino de Aragón y su expansión por el Mediterráneo. Expansión que se atribuyen como hazaña bélica del rey Ramiro. La realidad? El tal Ramiro pacta en casar su hija Petronila con el el hijo de Berenguer Conde de Barcelona por su incapacidad de engendrar varón, no en vano le llamaban Monge y, por supuesta supremacía militar al conquistar poblaciones de la franja y de la montaña???, la aportación de Mallorca y Valencia por Jaime I el conquistador (aragonés por los cuatro costados como su nombre indica y nacido en Montpellier) y la expansión mediterránea hecha por los Almogavares que eran aragoneses para la grandeza del reino o asesinos rufianes catalanes para lo demás, según convenga. Por cierto tendría algo que ver en el Reino la ciudad de Barcelona? Porqué posee el archivo de la Corona de Aragón y Aragón no lo reclama? No tienen curiosidad por saber la verdad analizando los documentos? Quizá el Condado de Barcelona mantuvo su autonomía y sus fueros y no se quiere reconocer, o se quiere ignorar.

    Responder
  11. Elvi Sidheri

    Siendo yo albanes,os puedo decir lo que yo se sobre este tema.
    “Katallan” por los albaneses,es un tipo de sinonimo de invasor que viene desde el mar,quizas un gigante como alguien decia aqui antes,alguno que amenaza a la gente y que despues viene vencido por mano del heroe local…o sea “El calvo…Qerosi” como lo llaman en nuestros cuentos populares.
    Nada mas de eso.
    Conociendo ahora los factos que nos cuentan de los mercenarios de origen catalana que “paseaban” por los Balcanes en aquel entonces…parece que dicha memoria popular transformada en cuentos…tiene que ver exactamente con ellos.
    Seria de verdad muy raro,que contemporaneamente en Grecia,Albania y Bulgaria se hable hace siglos,de los mismos “Katallanes” sin que se trate de las mismas personas y de la misma origen.
    En fin,senor Llorenç…”Katallan” quiere decir algo de “malefico”,pero sin coneccion ninguna con el tiempo en el que vivimos en el presente.
    Mientras que “catalan” es otra cosa.

    Responder
  12. Josep Enríquez

    Catalanes contra genoveses, pasan los siglos y el conflicto sigue igual, solo que ahora los genoveses son los de Génova, 13.

    Por cierto, en el testamento de Alfonso II de 1194 (siglo XII) ya aparece el término Cataluña: «in toto regno meo Aragonis, …in toto comitatu Barchinone, …in comitatu Rossilionis, …et in comitatu Ceritanie et Confluentis, …et comitatu Palariensi, …et tota Cathalonia», refiriéndose al marquesado de Tortosa y al marquesado de Lérida.

    Así que sucedió el mismo fenómeno que en Francia, Castilla, Navarra, y Aragón, que sobre un nombre que en principio designa un territorio muy pequeño, se produce una expansión para extenderse posteriormente a otro más amplio. Con lo cual es correcto obviamente referirse a “catalanes” ya en el siglo XIV. Esto no causa actualmente ninguna polémica entre los historiadores y lo podemos encontrar incluso en libros como “Creación y desarrollo de la Corona de Aragón”, de Antonio Ubieta Arteta, historiador y filólogo medievalista zaragozano, que precisamente se ha distinguido por matizar supuestas manipulaciones del nacionalismo catalán.

    El nombre del Principado de Cataluña viene por la fusión de la expansión del nombre de Cathalonia con el concepto de “princeps Barchinonensis”, tal y como se había autodenominado a principios del siglo XI (1058) Ramón Berenguer I después de sacudirse el yugo y negado homenaje a los reyes francos. El concepto de “princep” no es el actual, sino el de soberano.

    Responder
  13. Irene

    Un apunte, un poco offtopic, a Llorenç Roviras: hoy en día en Flandes a los niños que no se portan bien no se les dice que les vendrán a buscar los españoles, pero por pura corrección política. Eso no significa que hayan olvidado la crueldad de aquellas tropas extranjeras. En pleno centro turístico de Lovaina hay una fuente con una estatua de una mujer que simula estar flotando, con una inscripción que reza: “En homenaje a las mujeres violadas por las tropas españolas”, en alusión a los mercenarios españoles que tras violar y asesinar a las mujeres locales las arrojaban río abajo.

    Responder
  14. pqs

    He leído este artículo y me ha molestado un poco el primer párrafo, sobre la fantasía histórica de los catalanes.

    Yo que he estado muy expuesto a la visión catalana de las cosas, conocía perfectamente toda esta historia. Es más, el artículo olvida cosas como la gran matanza de francos, que eran la elite de la época. En Grecia embarrancaron a sus caballos en el barro y los mataron uno a uno, abriendo el casco de la armadura y clavando un cuchillo en el ojo de cada caballero franco. Pesaban tanto sus armaduras que no se podían mover.

    También olvidas mencionar que entre los almogàvers había árabes y gente de diferentes procedencias. Todo buen luchador era bueno para un ejército de mercenarios.

    Con todo esto quiero decir que en España hay cierta tendencia a criticar a los catalanes, de acusarnos de inventarnos la historia.

    A mi esto me molesta. Es verdad que hay cierta parcialidad en algunos temas, no lo negaré, pero no somos ni tontos ni ignorantes. Es más, podría llenar unas cuantas páginas describiendo las fantasías históricas del nacionalismo español. De hecho, fíjate que en el hilo de comentarios de esta entrada hay unos cuantos nacionalistas españoles contándonos su fantasías del tipo, “es imposible que se llamaran catalanes si eran aragoneses!”.

    Así, os podrías haber ahorrado lo del principio. De nacionalistas tontos e ignorantes hay en todos los lugares, no solo en Cataluña. Pero, es más, la mayoría de la gente con un poco de formación seria, conoce bien la historia. Así, que no solo en Cataluña se tergiversa la historia y, además, dudo que los historiadores catalanes serios la tergiversen.

    Responder
  15. Josep

    Dejando de lado sandeces como decir que Catalunya no existía, hay que tener en cuenta que los Almogàvers eran mercenarios que lucharon para la corona de Aragon ( cuyos reyes fueron Catalanes desde Ramon Berenguer hasta Martí l’Humà). La mayoria de almogàvers no eran catalanes sino italo-germánicos. Roger de Flor Nació en Brindisi y Roger de Llúria en Basilicata. No se puede analizar la historia de Catalunya desde un componente étnico ya que desde hace muchos siglos los catalanes somos fruto de multitud de gente de orígenes diversos que han pasado por aquí.

    Responder
  16. Armando

    Para entender mejor la historia de la Gran Compañia hay que leer el libro de Lluis Nicolau d’Olvert, L’expansio de Catalunya a la mediterrania oriental. Relata la llegada de los almogavares a el Imperio bizantino, contratados por el Emperador Andronico, su intento de exterminio por el Imperio y su venganza posterior con la conquista de los ducados de Atenas y Neopatria.

    Responder
  17. David

    Sobre este tema, recuerdo haber leido hace años un libro fantástico: La Venganza Catalana, de Alfonso Lowe. José Batlló (1974), colección Los Libros de la Frontera.

    Responder
  18. Pingback: Internet de las cosas (IoT) – mi linux blog

Responder a David Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *