Literatura albanesa, más que Ismail Kadare

208-tirana-albania

En 2007, cuando llegué a Tirana, había una librería estupenda que llevaba el nombre del escritor insignia de la literatura albanesa: Kadare. Al año siguiente, la librería fue sustituida por un “loto”, uno de esos sitios para ver los partidos de fútbol de todas las ligas de todos los países y hacer apuestas. En seis años vi surgir muchos más lotos y desaparecer, que yo recuerde, al menos otras dos librerías: Andrra e jetes, que llegó a organizar recitales y pequeñas actividades alrededor de la literatura, y otra pequeña que vendía libros de viejo y de la que recuerdo sólo que tenía un libro de Pessoa en el escaparate. Queda Epershtatshme, una librería cafetería estupenda, pero que cada vez es más cafetería que librería. Y es que los libros no se comen, aunque un par de jóvenes traductores albaneses hayan bautizado su librería online de ejemplares de segunda mano como Furra e books en un juego de palabras muy divertido: Furra e bukës quiere decir panadería, horno (furrë) de pan, que es lo que bukë (que efectivamente se leería books) significa.

Innegablemente Ismail Kadare es “el escritor albanés”. Igual que “el escritor checo” es Kafka (vaaale, también puede ser Kundera, o Havel, o Capek, pero en una pregunta del trivial te la juegas….). Su figura, cuando se menciona en la prensa en español, está rodeada de clichés: Kadaré es el “eterno aspirante al Nobel”- ahora también es el “galardonado con el Premio Príncipe de Asturias” de hace unos años- y en las entrevistas se le pregunta constantemente por su papel en la historia reciente de Albania y por su opinión sobre los acontecimientos de su país. Su literatura importa un poco menos en estas entrevistas. Tanto que yo creo que los que le dieron hace poco el premio en el Festival de la risa de Bilbao ni le han leído… ¿Kadare y risa en la misma frase? Y eso que es un escritor ultra prolífico.

ismailkadareIsmail Kadare (goodreads)

Antes de llegar a Tirana me había leído ya unos cuantos libros suyos, por interés sobre mi nuevo destino y por pura curiosidad (y frikismo). Es lo normal: documentarte un poco sobre el lugar al que vas. Pero, como nos dijo un colega, leer a Kadare en Albania es un poco claustrofóbico. Sus temas son algo repetitivos: la opresión, la traición, el compromiso con la historia, la vida bajo la dictadura, el peso de la tradición… Pero camuflados en otras geografías u otros tiempos. Y reconozco que tiene obras que son un clásico para entender Albania: Abril quebrado es la explicación literaria del kanun, por ejemplo. O Tres cantos fúnebres por Kosovo para buscar las raíces de la guerra entre Serbia y Kosovo. Pero el Kadaré que más interesante me parece es el de Crónica de piedra o el Expediente H. La primera novela se ambienta en los recuerdos de la niñez del autor en la extraordinaria ciudad de Gjirokastra, la ciudad de piedra, con sus aljibes y sus “viejas de la vida”, durante la II Guerra mundial, y la segunda cuenta la historia de dos filólogos americanos que en el periodo de entreguerras llegan a Albania con una tesis (los antiguos cantos épicos de Homero siguen vivos en las montañas albanesas) y con una misión: recoger y grabar las baladas de los rapsodas que todavía frecuentan las posadas del norte del país, antes de que estos desaparezcan inevitablemente con el progreso y la modernidad.

Recuerdo que cuando leí esta novela pensé en la película Gadjo Dilo, donde un joven francés viaja a Rumanía en busca de una misteriosa cantante gitana y se dedica también a grabar a los habitantes del poblado roma que le acoge. No hago ningún espoiler si cuento que la conclusión, tanto en la novela como en la película, es que ni los poemas de los rapsodas albaneses ni las canciones y la música de los gitanos tienen sentido ni caben enlatados en cintas.

De entre las otras novelas de Kadare que he leído, recuerdo a Mao como personaje en El concierto, con su malévolo plan de drogar a occidente con la marihuana cultivada en China y así poder después “chinizarnos” tranquilamente. Recuerdo también al novato interpretador de sueños en su labor de desentrañar mensajes ocultos importantes para el imperio de El palacio de los sueños. Y el episodio de espiritismo, micrófonos ocultos y agentes de los servicios secretos de Spirictus. Este hombre escribe tanto que algo bueno, efectivamente, tiene.

Kadare vive en París, pero dicen que cada vez pasa más tiempo en Tirana. El año pasado, más o menos coincidiendo con la Feria del libro, me lo crucé por el parque. Iba paseando, como un jubilado más, del brazo de alguien más joven. Hay un libro estupendo escrito por Moisés Morín para los que quieran profundizar en su obra: Voces de Albania. Lectura en falso de Ismael Kadaré (Losada, 2006).

¿A quién más conocemos? No es culpa nuestra no saber más nombres. Es lo que tiene escribir en una lengua minoritaria y extraña. ¿Cómo leer algo de literatura albanesa sin saber albanés? Lo traducido al español hasta ahora es poco (y desde la muerte de Ramón Sánchez Lizarralde -el traductor de Kadare y de casi todo lo demás que haya en castellano- es mucho más escaso y poco probable). Pero algo hay.

1310478380-ramon_sanchez_lizarralde

Ramón Sánchez Lizarralde (shqiperia.com)

La editorial Siruela ha publicado en España cuatro títulos de otro escritor interesante, al que, imagino que por cuestiones de marketing, se ha bautizado como “el sucesor de Kadaré”. Fatos Kongoli, que así se llama (y su nombre se pronuncia con acento en la ó, Fatos, es decir, “el afortunado” o “el tocado por el destino”), me pareció un escritor menos acartonado, más fresco, aunque puede que menos profundo que su célebre compatriota. La versión española de sus novelas -Piel de perro, La vida en una caja de cerillas, Bolero en la villa de los viejos y Una nulidad de hombre- también corre a cargo de Lizarralde; las últimas traducciones, que ya estaban acordadas y comenzadas y que se vieron interrumpidas con la muerte del traductor, han sido rematadas por su mujer, María Roces. Por cierto, tanto Ramón, como María -y un puñado más de españoles- vivieron en la Albania de los ochenta invitados por el régimen, como miembros del FRAP, pero sus aventuras se merecen un artículo aparte.

Luan-Starova-1
Luan Starova (libertas.mk)

¿Y qué más? De casualidad en una librería de Madrid di con la curiosa novela El tiempo de las cabras, publicada por Libros del Asteroide, de un tal Luan Starova, sobre el que nadie sabía nada en Albania. Y es que resultó ser macedonio, aunque albanófono.

También está traducida (a partir del francés y no del original, en italiano) la novela de una escritora que se ha hecho un hueco en Italia y Francia, donde reside: Ornela Vorpsi. El libro se llama El país donde nadie muere. Es muy cortito y se lee fácil, pero recuerdo que no me dijo gran cosa, aunque eso ya es cuestión de gustos.

bashkim-shehu

Bashkim Shehu (gazetatema.com)

No he conseguido encontrar, porque están descatalogadas, las novelas de Bashkim Shehu, hijo del que se suponía iba a suceder a Enver Hoxha en el poder, Mehmet Shehu, y hoy afincado en España. Bashkim Shehu es un tipo muy interesante, con una dura historia personal a sus espaldas. Además de escritor es traductor, vive en Barcelona (ciudad que forma parte del programa Ciudades Refugio, un proyecto del Parlamento Internacional de Escritores del Consejo de Europa para dar cobijo, protección y libertad a los creadores perseguidos en sus propios países) y ha colaborado mucho con el CCCB. Una de sus novelas, Confesión junto a una tumba vacía (Península, 1998) está inspirada en las vivencias del autor y cuenta las pesquisas de la búsqueda de los restos de su padre en la Albania post comunista. Si alguien se topa con el libro, que me lo pase, que tengo mucha curiosidad.

Que yo sepa, no hay mucho más traducido al español y publicado. Hay por ahí una tesis, La realidad social y literaria de España en la época de Petro Marko, sobre la novela Hasta la vista, de Petro Marko. El título de la novela es en español en original y cuenta una historia de amor con la guerra civil española de trasfondo, inspirada en las vivencias de su autor, que fue brigadista internacional. La autora de la tesis, Marta María Garcia Suárez, una española que residió en Albania durante varios años, hizo una traducción “de andar por casa” pero que nunca se ha publicado.

Petro-Marko

Petro Marko (tiranaobserver.al)

Yo sueño con que estas editoriales pequeñas que están mirando hacia el sureste europeo (Acantilado, Libros del asteroide, Impedimenta…) nos descubran algún nombre más, de manera que podamos tener otras visiones más frescas sobre Albania a través de su literatura. O al menos que nos cuenten buenas historias. Fatos Lubonja, por ejemplo, sería un buen candidato a ser traducido: activista por los derechos humanos y una voz crítica que a veces predica en el desierto de las ideas de su país. Para mí, hay un tipo muy interesante, llamado Ardian Vehbiu, lingüista, y periodista además de escritor, que merecería ser leído. Su libro 66 tregime të Maks Gjerazit (66 historias de Maks Gjerazit) es una colección de relatos satíricos ambientados en una sociedad totalitaria. Vehbiu está en twitter (@XhaXhai) y tiene un blog (en albanés) y gracias a él aprendí una palabra que me encanta:  jabanxhi, que, según el diccionario, es quien llega a vivir a un lugar pero todavía no lo conoce bien. Aunque los albaneses usan esta palabra para referirse a los forasteros que llegan a la capital, más que a los extranjeros comunes, desde que la conocí me gusta pensar que yo soy jabanxhi y no e huaj (extranjera).

ardian-vehbiu

Ardian Vehbiu (gazetadita.al)

De propina, os dejo un enlace a una antología de microcuentos traducidos al albanés por “Los traductores salvajes”, un grupo de traductores amateur reunidos alrededor de la asociación cultural Casa de España en Tirana que hizo un trabajo estupendo traduciendo una decena de microrrelatos en español. Lo que tiene internet.. Uno de los autores recogidos, Aster Navas, dio con ellos y les mandó sus saludos. Ellos le mandaron un librito a cambio. “Los límites de nuestro lenguaje son los límites de nuestro mundo”, decía Navas, citando a Wittgenstein, reseñando el proyecto.

Imagen de portada: Venta de libros ambulante en Tirana (One world of color)

Comparte

Acerca de Isabel Leal

Profesora. Autora del blog Mundos periféricos, sobre didáctica del español como lengua extranjera, tecnología y educación.

9 comentarios para “Literatura albanesa, más que Ismail Kadare

  1. Mercedes

    Hola Isabel
    Soy profesora de español en Inglaterra y una de mis alumnas
    es Albanesa. Le pregunto si lee en albanés pero dice que no porque
    no encuentra libros para su edad (14 años) en ningún sitio.
    ¿Tu podrías recomendarme alguno y dónde lo podría adquirir?
    Muchas gracias

    Responder
  2. Trinidad Luis López López

    Era un quinceañero cuando, a principios de los 80 me topé por casualidad y de forma casi simultánea con las curiosas (?) emisiones en castellano de Radio Tirana y con un libro de Kadaré, El general del ejército muerto. Desde entonces he recopilado mucha información sobre Albania y he reunido bastantes libros en castellano y alguno en inglés. Sólo me falta hacer un viaje. Tengo dos de Shehu, el que citas y El último viaje de Ago Ymeri. Quedo a tu disposición. Muy buenos los artículos sobre literatura y el viaje sin tópicos. Un saludo.

    Responder
  3. Trinidad Luis López López

    Era un quinceañero cuando, a principios de los 80, me topé por casualidad y de forma casi simultánea con las curiosas (?) emisiones en castellano de Radio Tirana y el libro de Kadaré El general del ejército muerto. Desde entonces he recopilado mucha información y acumulado bastantes libros en castellano y algunos en inglés. Solo me falta hacer el viaje. Tengo dos libros de Shehu, el que citas y El último viaje de Ago Ymeri. Quedo a tu disposición. Muy buenos los artículos sobre literatura y el viaje sin tópicos. En general, me gusta casi todo lo que se publica en el portal (que conozco desde hace unas semanas). Un saludo.

    Responder
  4. Elisa

    Muy buen artículo! Me parece super interesante todo lo que comentas y los autores que citas! A todo esto he de decir que soy de Albania, viví ahí hasta los 8 años y ahora vivo en Barcelona! Es una pena que la gente conozca muy poco la literatura del país , y a mi y amis padres nos ha hecho mucha gracia leer la palabra “jabanxhi” por aquí ya que se usa mucho por Albania !!! Saludooos :)

    Responder
  5. Juan Manuel M

    Muchas gracias por la reseña. Muy interesante conocer más en profundidad aspectos de una literatura y una cultura desconocida para gran parte del mundo, sobre todo el esfuerzo de ir más allá del cliché y el “escritor nacional” (yo soy de Uruguay, y estoy bastante cansado de que todos me hablen de los típicos autores latinoamericanistas, y que tampoco haya mucho interés de ir más allá en otras obras quizás de mayor valor pero menor repercusión). En fín, tengo pensado ir a Albania este verano y tu post ha sido de mucha utilidad así puedo instruirme un poco más. Abrazo!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>