“Nadie pertenece aquí más que tú”, feminismo y arte en Belgrado

800px-Anne_Wilson_Topologies

El 11 de octubre de 2013, el Salón de Octubre (Octobarski Salon) abrió en Belgrado con el lema “Nadie pertenece aquí más que tú”, una frase que pone de relieve la relación entre la política de la vida cotidiana de las mujeres y representaciones feministas en el arte moderno. El salón, que se estableció en Belgrado en 1960 para exhibir a los mejores artistas plásticos de Serbia, está abordando uno de los temas más importantes del país este año: el feminismo.

La dirección artística del evento ha elegido a unos 40 artistas de la región y el mundo que ofrecen una serie de debates, talleres, exposiciones de vídeo, fotografía y actuaciones en directo, que tienen como objetivo tratar de cambiar la sociedad al provocar ciertas emociones sobre la posición de la mujer.

El feminismo en Serbia a menudo ha sido considerado como inextricable, ligado a la resistencia contra la guerra y el apoyo público para la protección de los derechos humanos de las mujeres en toda la ex-Yugoslavia. Sin embargo, ahora que la violencia ha amainado, las mujeres serbias tienen que enfrentarse a los obstáculos cotidianos a los que se enfrentan las mujeres de toda Europa, incluyendo la desigualdad de derechos y la misoginia.

daniubeogradu 260x130

Después de la caída del comunismo en Serbia, las políticas nacionalistas de la década de los 90 ayudaron al restablecimiento de los roles de género tradicionales. Sin embargo, muchas mujeres, especialmente las que viven en zonas urbanas, están empezando a desafiar los roles tradicionales de esposa, madre y ama de casa que han sido impuestos sobre ellas. Para el Salón de Octubre se eligieron específicamente piezas cuyo significado tiene como objetivo poner de relieve las dificultades de romper la estructura patriarcal del país.

El patriarcado está vivo en Serbia, incluso ahora que la amenaza de la inestabilidad política ha disminuido. La violencia doméstica es uno de los mayores problemas que enfrentan las mujeres, ya que es visto como una parte tradicional de la sociedad serbia que no debe ser cuestionada.

mileta_prodanovic_kolekcija

Mileta Prodanovic 

Muchas de las víctimas afirman que la policía no toma las denuncias de violencia doméstica en serio. A pesar de que los casos denunciados se han triplicado en los últimos años, y una de cada tres mujeres son víctimas de este tipo de violencia. Sin embargo, a través de la organización de artes escénicas, talleres, debates públicos, y exposiciones de arte, las mujeres están utilizando su talento para aumentar la conciencia pública sobre estos temas. Y en este sentido, las exposiciones de arte tienen una capacidad única de emplear un enfoque multidisciplinar que nutre un activismo basado en la teoría, mezclando el conocimiento académico y la representación visual. Así, el espectador aprende a identificar el fundamentalismo y el patriarcado, con el fin de formular ideas concretas de cómo desafiarlos.

La artista eslovena Antea Arizanovic, por ejemplo, propone preguntarse “por la situación de las mujeres hoy en día, en nuestra sociedad de consumo. En esta era de la llamada igualdad de los sexos en cuanto a los derechos, la condición de la mujer parece estar en el camino hacia la igualdad. ¿Pero significa esto realmente un cambio hacia una vida mejor, o tal vez peor? Mis obras en esta exposición pretenden abordar, franca y directamente, las cuestiones relativas a todas las posiciones, aspectos, y aspiraciones de las mujeres en la sociedad”. Arizanovic, además, relaciona la posición de la mujer con la búsqueda de identidad:

La gente pierde su identidad de muchas formas. Yo perdí mi identidad nacional en 1991. Desde entonces he estado buscando una nueva a través de mi trabajo como artista. Con mi arte, cuestiono mi identidad y busco una. O quizás más de una… Familiar, sexual, política, histórica… [...] Desde la pérdida de mi identidad nacional, que en su momento pareció tan importante, he encontrado muchas otras.

En los 90 el sistema político de todo el bloque del este cambió. Durante la transición, como nos movíamos de una ideología a otra, tuvimos que acostumbrarnos a una nueva identidad bajo el sistema capitalista. En uno de mis proyectos, creé una bebida especial que ayudaba a la gente a encontrar su nueva identidad lo antes posible.

La posición de la mujer también ha cambiado en los últimos 30 años. En el pasado, la sociedad patriarcal nos forzó a tener solo una identidad definida. Ahora tenemos muchas opciones. Pero la pregunta sigue ahí: ¿La mujer es todavía un objeto? ¿Es esa su decisión?

Looking for a New Identity (Antea Arizanovic)

La colección exhibida este año es, sin duda, extraordinaria y estimulante, que capta las paradojas de la vida cotidiana desde la perspectiva de una mujer en la sociedad moderna. En muchos sentidos, el arte que se exhibe contiene símbolos de la segunda ola del feminismo, cada vez más teórico, que fusiona el neo-marxismo y la teoría psicoanalítica, y asocia la subyugación de las mujeres con las críticas más amplias del patriarcado, el capitalismo, o la heterosexualidad normativa.

El salón estará abierto hasta el próximo 17 de noviembre y algunos de los artistas incluidos en la exhibición son Ana Adamovic, Ana Husman, la fotógrafa Ana Krsti, Antea Arizanovic, Dusica Drazic, y Goranka Matic.

Imagen de portada: Anne Wilson

Comparte

Acerca de Cristina Maza

Periodista. Vive en Tbilisi, Georgia, donde coordina el Tbilisi blog de Cafe Babel, y es editora de la sección de paz y seguridad del blog United Explanations. En Twitter: @CrisLeeMaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>