¿Se está convirtiendo Croacia en la nueva Ibiza?

5941055496_142e9862d0_z

Desde hace unos años se está confirmando una tendencia en el mapa de festivales de música electrónica veraniegos, Croacia está en alza. Los grandes promotores y festivales europeos, principalmente británicos, están desembarcando masivamente en las islas croatas para organizar sus festivales de verano. Hay quien se pregunta si Croacia se está convirtiendo en la nueva Ibiza o si se trata simplemente de una moda pasajera.

Como pasó hace unos años con las islas griegas, eternas candidatas a suceder a Ibiza nunca confirmadas, ahora le toca el turno a Croacia de poner en jaque la supremacía fiestera de la llamada isla blanca. Ingredientes para triunfar no le faltan: tiene preciosas playas, multitud de islas, un turismo no excesivamente masivo –de momento-, precios contenidos y una temperatura idónea.

Pero ¿qué tipo de escena electrónica se está configurando en Croacia? Pues ante todo debemos advertir que el modelo parece totalmente diferente. Ibiza está concebida como una explotación de discotecas veraniegas donde la programación de DJs no para ni un día de mayo a septiembre, mientras en Croacia el modelo es más parecido a un vivero de festivales de verano, en los que la playa y las ‘boat parties’ son las protagonistas.

festival-croaciaEn realidad el modelo que más amenaza a Ibiza podría ser el de Las Vegas, donde las mega estrellas de la dance music ya han emigrado y se han instalado al calor de los casinos y tragaperras. La historia que se está montando en Croacia es más compleja y con interesantes ingredientes de calidad en algunos de sus festivales que cuentan con una cuidada programación artística lejos del mainstream ibicenco y con una media de edad considerablemente más alta que en Ibiza. Aunque hay de todo, podemos destacar algunos festivales interesantes en cuanto a programación o concepto.

Cuando estuve en Manchester, justo antes del verano, me llamó mucho la atención una especie de periódico promocional que encontré en una tienda de discos compuesto enteramente por line-ups de festivales ingleses en Croacia. Muchos de ellos organizados por promotoras del norte de Inglaterra y con una programación verdaderamente interesante. Eso me hizo echarle un vistazo mucho más profundo al fenómeno.

Según explican en The Guardian, la historia de los festivales empieza en Croacia de una manera sospechosamente similar al fenómeno balearic en Ibiza. Hace 10 años un promotor inglés llamado Nick Colgan pasa unas vacaciones en la costa croata y cae enamorado de sus playas y se da cuenta del potencial fiestero de la zona. A las pocas semanas se traslada a vivir con su familia y compra un club en Zadar y monta su primer festival, el Garden Festival, que parece dar el pistoletazo de salida a la fiebre de festivales veraniegos en la costa dálmata.

Para el arquetípico fiestero inglés la combinación de buena música, cerveza barata, kilómetros de playa y vuelos económicos, es infalible. Pero, al menos según afirman los promotores ingleses, su interés es crear en Croacia un modelo de ocio musical más sostenible y similar al espíritu original del fenómeno balearic que descubrieron los ingleses en Ibiza a finales de los 80.

Repasando los line-ups del último verano parece que en parte se está consiguiendo, principalmente debido a que de momento los protagonistas de la escena festivalera croata son promotores pequeños que no fijan sus objetivos en los mismos nombres de siempre, sino que están atentos a nuevas tendencias y artistas menos conocidos pero mucho más interesantes.

Hablando del pionero, The Garden, vemos claramente esta tendencia muy marcada de recuperar el sonido balearic que tan de moda está de hace unos pocos años. Nombres poco llamativos como Young Marco, Tama Sumo, Wolf + Lamb, Floating Points o la gente de Permanent Vacation, unidos a clásicos como Terry Farley o Theo Parrish conforman un line-up bastante underground para los estándares festivaleros internacionales.

Lo mismo sucede con otro de los grandes festivales del pasado verano, Electric Elephant, que reunió en el mes de julio en sus míticas ‘boat parties’ a nombres tan conocidos entre saboreadores de buena electrónica como Andrew Weatherall, Ivan Smagge, Michael Mayer, Ewan Pearson, Carl Craig o Justin Robertson. Sirva de ejemplo esta sesión de cinco horas, sí, cinco horas, de Andrew Weatherall y Sean Johnston grabada en directo con un sonido puramente cósmico-baleárico muy en la línea de la tendencia musical que se intenta recuperar.

Otro festival destacable por la calidad de sus nombres fue el Hideout Festival que se celebra en la isla de Pag también con fiestas en barcos de todos los sellos discográficos que participan. Allí pudieron verse actuar algunos de los nombres más en forma del panorama underground electrónico: Julio Bashmore, Daniel Avery, Four Tet, Jackmaster, Joy Orbison o nuestro compatriota John Talabot. No es casualidad que ya a estas alturas del año hayan colgado el cartel de ‘sold out’ para su edición de 2014.

Aunque sin duda uno de los más destacados por su line-up y su situación geográfica, enmarcado en medio de un fuerte de origen austriaco del siglo XVIII, es el Dimensions Festival de Pula. Con una programación interminable, durante cuatro días de festival pasaron Model 500, Derrick May, Omar S, Ben Klock, Move D o Gilles Peterson.

Evidentemente también hay espacio para los festivales, digamos más comerciales, como el Ultra Festival que acogió a los ‘big names’ de la electrónica como Carl Cox, Armin Van Buuren, Afrojack, Erick Morillo o Steve Aoki. Y, quizás lo más interesante, parece que también hay hueco para los festivales totalmente ‘made in Croacia’ que resultan realmente interesantes, como el Fresh Island Festival más centrado en el hip hop y con nombres de la talla de Snoop Dog o A$AP Rocky combinados con artistas locales, o el Terraneo Festival de Sibenik, un festival con “enfoque ecológico” más en la onda indie con grandes grupos como The Prodigy, My Bloody Valentine, Wu-Tang Clan o Calexico.

Como hemos visto, la línea musical de la mayoría de ellos está centrada en la electrónica más sibarita y veraniega, intentando armonizar la belleza del paisaje con la música más hedonista. A salvo de la masificación, por el momento, la llegada de grandes monstruos, como la promotora Ultra, puede llevar al traste el modelo croata de festivales electrónicos. Veremos como son capaces de sobrellevar el éxito el próximo verano.

Lo que está claro es que si te gusta la electrónica de calidad tienes una grandísima oportunidad de disfrutar de unos parajes increíbles con algunos de los mejores artistas de la escena. Esperemos que la receta se consolide sin perjudicar el ritmo sostenible de turismo de calidad que intenta impulsar el país.

Estos son algunos de los principales festivales musicales que se celebran en Croacia durante el verano:

Echo Festival – Umag
Electric Elephant – Tisno
The Garden Festival - Tisno
Hideout Festival - Novalja, isla de Pag
Fresh Island Festival – Novalja
Ultra Europe – Split y Hvar
Suncebeat – Tisno
Sonus Festival – Novalja,
Soundwave Croatia – Tisno
Outlook Festival - Pula
Dimensions Festival – Pula
Unknown Festival – Rovinj
Love System Festival – Petrcane
Terraneo – Sibenik
FOR – Hvar

Imágenes: cx33000, Trash World.

Comparte

Acerca de Javier Domingo

Periodista y activista cultural. Web: mrdomingo.com Twitter: @mr_domingo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>