Yiannis Boutaris, el mejor alcalde del mundo #dokufest

boutaris

Yiannis Boutaris (Tesalónica, 1942) es químico, vinicultor, viudo, ex-alcohólico, fumador, lleva un tatuaje en la mano derecha y un pendiente en la oreja izquierda, y desde 2011 es alcalde de Tesalónica. A sus 68 años el hombre que ha revolucionado la política municipal griega protagoniza el documental One Step Ahead, dirigido por Dimitris Athiridis y estrenado en el Dokufest de Kosovo. La cámara acompaña al hasta entonces productor de vino en su campaña electoral de 2010: “Nos vamos a partir de risa”, le dice a un amigo.

“Hoy no van a hablar los políticos, no vamos a perder el tiempo, sus discursos son aburridos”

Así empieza Boutaris su campaña electoral frente a los sindicalistas de Tesalónica, la segunda ciudad más grande Grecia. El público ríe y aplaude. Se encuentran frente a un “político” que bien podría estar disfrutando de su jubilación, en lugar de pelearse con el establishment griego por el futuro de su ciudad. Político, entre comillas, porque Boutaris no tiene ni uno solo de los tics y vicios que acompañan a sus colegas, y no está afiliado a ningún partido. Reniega de la política.

Explican en City Mayors que cuando Yiannis Boutaris visitó Berlín en 2012, “los medios alemanes concluyeron que si todos los políticos griegos fueran como él, Grecia no estaría sumida en el desastre financiero y económico”. Él mismo señaló a los periodistas que la crisis le había ayudado:

“Como no hay dinero para comprar votos, los políticos deben conseguir resultados”

Uno de los escollos que Boutaris tuvo que sortear, quizás el más complicado, fue su enfrentamiento con la Iglesia Ortodoxa griega, muy implicada en el sistema político. Todo empezó cuando en un mitin anunció que no descartaba la opción de incluir anuncios eróticos en el canal local para sufragar gastos. Eran sus primeros días de campaña y todavía no manejaba, ni le importaba, el discurso políticamente correcto. Aquello fue una bomba: “Nunca he dicho eso, y me sube la presión”, contestó ante los medios.

Otro punto de fricción con la iglesia fue su crítica al nacionalismo: “Una identidad no se fabrica, se restaura”. Pretendía Boutaris que Tesalónica se apartara del discurso dominante ortodoxo para recuperar su apelativo de “Jerusalem de los Balcanes”, tras la convivencia, durante siglos, de griegos, turcos, eslavos y judíos.

“Si cada año enviamos 300.000 griegos a Santa Sofía… ¿Por qué no podemos traer 100.000 turcos?”

Alérgico a las campañas electorales de manual, aceptaba de mala gana dejarse fotografiar en el mercado conversando con los tenderos. Claro que su poca paciencia le llevaba a enzarzarse en disputas. Un vendedor le recriminó que nadie hacía nada por defender su profesión. “A ver, enséñame tus facturas”, le contestó Boutaris, consciente de su poca transparencia comercial. Un voto menos.

Las encuestas que manejaba su equipo no ofrecían demasiado margen para el optimismo, pero cada día recortaba intención de voto al alcalde, Vasilios Papageorgopoulos. Días antes de las elecciones, un medio local hizo un especial sobre el día a día de los candidatos. Mientras Vasilios aparecía sonriente con un souvlaki (el pincho de carne y verduras típico griego), Yiannis despertaba en su casa, en bata, fumando un cigarro y tomando café. Le criticaron, e incrédulo se preguntaba “¿qué problema hay con la bata?”

El documental, magnífico, no solo por el personaje, sino por cómo retrata una campaña electoral desde dentro, también recuerda la trayectoria vital del candidato, hundido tras la muerte de su mujer, y arrepentido de su alcoholismo. Boutaris, al que vemos haciendo la siesta en el suelo del despacho y haciendo estiramientos, con sus tirantes y calcetines de colores, llegó a la alcaldía después de 21 años sobrio. 

¿Qué pides a la ciudad?

Un gran terremoto, así podemos reconstruirla.

La noche de su victoria, entre la risa y el pánico escénico, le comenta a su asesor: “¿Y ahora qué hacemos?” Ganó las elecciones por un 0,5%. Desde entonces se ha ganado la admiración de sus socios europeos, en su lucha contra la corrupción y por la mejora de los servicios públicos. Tras una auditoría que significó presentar cargos contra los anteriores gestores, y pese a los impedimentos que encontró desde el gobierno central para su reformas, consiguió reducir el déficit, que hasta entonces se doblaba cada año, en un 30%. Los impuestos bajaron un 7,5% y el gasto público otro 30%.

Actualmente implementan una reducción de departamentos municipales, de 30 a 21. Los plenos del ayuntamiento son televisados y su equipo lo forman gestores de 40 años, provenientes del sector privado y sin contacto previo con la política. Para inspirarse, estudian los casos de Colonia, por su sistema de gestión de residuos (el gran dilema de Tesalónica), y Barcelona, por su uso del puerto marítimo. Consiguió que hubiera más vuelos desde Turquía y cruceros desde Israel, mientras trabaja para estrechar lazos con sus vecinos de Albania, Bulgaria, y la Antigua República Yugoslava de Macedonia.

boutaris 2

Fiel a su estilo, hace varios meses, a punto de cumplir cuatro años como alcalde, renunció a participar en los actos de conmemoración de la entrada de Grecia en la Segunda Guerra Mundial. El motivo fue que los líderes regionales habían invitado al partido ultra Amanecer Dorado: “No sé si rectificaré. Pensaré largo y tendido antes de compartir escenario con esos caballeros”. En un debate televisado frente a los líderes del partido les dijo que la mitad de sus dirigentes deberían estar en la cárcel.

Yiannis Boutaris, a sus 71 años, y con un Fiat Panda como coche oficial, teme que no salga reelegido, precisamente por haber dejado en evidencia la corrupción y los errores de la clase política y las instituciones griegas. En una entrevista para The Telegraph confirmaba sus ganas de continuar:

“Una cosa que he descubierto es que disfruto con lo que estoy haciendo. Si no lo haces te volverías loco. Debes tener la visión de que la pesadilla acabará, porque si no, seguirá”.

Comparte

Acerca de Ginés Alarcón

Periodista. Editor de Revista Balcanes. Twitter: @ginesalarcon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>